El trágico relato de la abuela de uno de los bebés muertos en Córdoba

El trágico relato de la abuela de uno de los bebés muertos en Córdoba

El Hospital Materno Neonatal cordobés se encuentra bajo una compleja investigación por la muerte de bebés. Cerca de 40 personas están suspendidas y la directora y subdirectora, apartadas del cargo.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Córdoba se encuentra conmocionada por las muertes de bebés en el Hospital Materno Neonatal provincial. En medio del escándalo, el ministro de Salud cordobés, Diego Cardozo, decidió apartar de sus cargos a la directora y a la subdirectora del centro médico. Además, hay cuarenta empleados suspendidos.

Al menos cinco bebés murieron entre los meses de marzo y junio y sospechan que podría tratarse de fallecimientos intencionales. Tras la denuncia penal realizada por el área de Legales del Ministerio de la provincia de Córdoba, se comenzó a investigar si se trata de una serie de crímenes o muertes por una práctica recurrente.

Un dato que llamó la atención es que las muertes estuvieron vinculadas a bebés y madres sanas, las cuales se habían realizado los controles correspondientes y no existían factores que pusieran en riesgo la salud del recién nacido. 

“Cuando hay mamás sanas y bebés sanos, no es habitual el fallecimiento. Hemos encontrado inconsistencias en 13 neonatos. De estos 13, cinco han fallecido”, indicó la directora del Área, Mariana Figueroa.

Bajo una compleja investigación, la abuela de una de las víctimas, Romina Ceja, dialogó con El Doce y habló sobre lo que le ocurrió a su nieta. “Tipo 4 de la mañana nos avisan que había nacido una hermosa bebé", relató la mujer.

Sin embargo, algunas horas más tarde todo cambió. En la madrugada del 7 de junio comenzaron a vivir una trágica historia. “Nos dijeron que le había dado dos paros cardiorrespiratorios, no sabían decirnos qué pasó ni explicarnos", recordó Ceja.

La recién nacida había muerto el 6 de junio a las 22.45, unas seis horas antes de que ellas fueran notificadas. "La beba tenía manchas rojas en su cara y una perforación al lado de la nariz. A mi hija le dijeron que era algo normal del trabajo de parto y que iban a desaparecer con el correr de las horas".

Rápidamente, Romina dio aviso al hospital que su nieta tenía las manos frías y que no quería tomar la teta. Tres horas más tarde, ni siquiera podían despertarla. "La revisaron a la bebé y se la llevaron. Nos aseguraron que la situación era normal", expresó Ceja.

Esa fue la última vez que vio a su nieta. Minutos más tarde, "mi hija estaba con una crisis de nervios y mi nieta bajo cuidados".

Según la necropsia practicada en el cuerpo de la recién nacida, la beba hizo dos paros cardíacos y no pudieron hacer nada. "Nos quitaron un ángel".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?