Guadalupe Lucero: se realizará una marcha y un pedido por la aparición de la niña desaparecida hace un año

Guadalupe Lucero: se realizará una marcha y un pedido por la aparición de la niña desaparecida hace un año

Sin pistas concretas la Justicia sigue investigando. Habrá una gran marcha en San Luis. Su padre insiste en ser querellante.

Lourdes Marchese

Lourdes Marchese

Lamentablemente se cumple un año de la desaparición de Guadalupe Lucero, la pequeña de cinco años que estaba en la puerta de la casa de familiares en el barrio 544 viviendas al sur de la capital de San Luis y se esfumó de la faz de la tierra 

Eran las 19:20 cuando Guadalupe, esa pequeña de contextura delgada, 1,10 metros de altura, pelo lacio largo negro, ojos marrones oscuros, tez trigueña y con un lunar de color oscuro en la parte izquierda del rostro, jugaba en la vereda de la casa de su tía con sus primos mientras adentro se celebraba un cumpleaños. Hasta que divisaron que ya no estaba. Una primita dijo “se fue” y a partir de ese momento todo fue desesperación y confusión. No podía haber desaparecido así sin más y que nadie lo notara. 

La familia hizo la denuncia y comenzó el primer rastrillaje por su cuenta, yendo casa por casa. La última vez que la vieron vestía buzo de color rosa con la inscripción "Love", campera negra con capucha, botas negras y calzas negras.

 

La causa que comenzó en el fuero provincial hoy está en el federal que tuvo que reconstruir y rehacer varias medidas que estaban mal hechas o incompletas. 

La familia convocó, junto a organizaciones sociales, a una marcha que se iniciará a las 17 horas con el descubrimiento de un mural para luego trasladarse hasta hasta la sede del Poder Judicial de la provincia, donde se exhibirá un video de la familia y también habrá intervenciones artísticas para recordar que Guadalupe falta de su hogar hace un año y que el "Estado es responsable".

En la investigación se han realizado más de 400 allanamientos en distintos puntos del país, se tomaron testimoniales y otras medidas por parte de la Justicia de la provincia pero por el momento no hay una pista certera que los acerque con la resolución del caso.

En septiembre del año pasado, el procurador interino Eduardo Casal designó a Marcelo Colombo, Alejandra Mángano y Leonel Gómez Barbella para intervenir de manera conjunta o alternada con el fiscal federal subrogante de San Luis, Cristian Rachid.

Fue así que el equipo fiscal designado para intervenir en la causa que tramita en el fuero federal por hechos vinculados con la desaparición de la niña solicitó la ampliación del objeto procesal del caso, orientada a abarcar hipótesis que surgen de la causa que tramita en el fuero ordinario y que podrían tener vínculos con delitos de orden federal.

De este modo el juez provincial Ariel Parrillis modificó la calificación legal de la causa y remitió en diciembre pasado las actuaciones a la fiscalía Federal con asiento en la ciudad de San Luis bajo la carátula "averiguación privación ilegítima de la libertad y/o apropiación". Por entonces la fundación Marita Verón se constituyó en querellante.

Con este nuevo panorama y luego de haberse barajado más de 180 hipótesis, que surgieron de las Líneas 134 "Alerta Sofía", 145 "Programa Buscar", Missing Children, Sistema de Emergencia 911, Agencia de Monitoreo y Sistema Federal de Búsqueda de Personas, la Justicia Federal realizó nuevos rastrillajes a fines de abril.

En el mismo trabajaron 100 efectivos de la fuerza especializados en búsqueda de personas para hacer un operativo exhaustivo, sin máquinas y con un recorrido a pie, en un descampado de 60 hectáreas. El resultado de dicho trabajo fue negativo, en el sentido de que no dieron con la niña. Se hallaron prendas que no fueron reconocidas por la familia como pertenecientes a ella, mientras que los huesos hallados- que de un primer momento se creyeron de animales- fueron enviados a analizar a la provincia de Córdoba.

Por estas horas se analiza la posibilidad de realizar una reconstrucción de los hechos. Se volvieron a tomar testimonios y se hicieron Cámara Gesell con los niños. Una de ellas, que tiene un retraso madurativo, según los especialistas está en condiciones de participar si tiene apoyo. Se trata de la joven con la que supuestamente vieron a Guadalupe por última vez y cuya madre denunció en la comisaría que su hija había llegado a la casa con barro y pasto como si hubiera estado en el descampado donde una docente le pareció haberla visto junto a una niña de características similares a la desaparecida. 

En tanto, Eric, el papá de Guadalupe solicitó a través de su abogado Héctor Zavala ser querellante en la causa y en su momento se lo denegaron por medidas en curso. La familia insiste y volvió a reiterar el pedido y en los próximos días se le correrá vista a la fiscalía para que dictamine previo a definir. Todas las semanas tienen contacto para interiorizarse del devenir de la investigación que hasta ahora no ha arrojado luz.

Por otra parte se esperan novedades del peritaje de los teléfonos ya que el informe que se hizo en su momento fue superficial pero es importante para la investigación.

Lo cierto es que se cumple un año de su desaparición y hasta el momento a pesar de las marchas de sus familiares pidiendo por su aparición, a pesar del gran movimiento mediático que tuvo la causa en sus inicios, no hay un solo indicio certero de dónde puede estar Guadalupe Lucero, quien forma parte lamentablemente del listado de desaparecidos y/o extraviados de nuestro país que hoy cuenta con más de 30 mil personas y por año de ese porcentaje más de 100 son niños.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?