Violencia y abuso: los tratos crueles que sufrieron alumnos con discapacidad en una escuela de Mendoza

Violencia y abuso: los tratos crueles que sufrieron alumnos con discapacidad en una escuela de Mendoza

Familiares de alumnos de la escuela León Gieco, de educación especial, denunciaron que fueron golpeados y tratados de manera cruel, incluso con signos de abuso. Hay dos denuncias penales y separaron a los acusados. Pero no hubo avances y hasta tienen problemas para volver a escolarizar a las víctimas.

Tocamientos, abusos verbales y físicos y hasta amenazas son algunas de las graves situaciones que vivieron, según las denuncias, alumnos de la Escuela de Educación Especial 2-705 León Gieco, ubicada en plena Capital de Mendoza. Con dos denuncias penales realizadas a profesores de la institución a la que asisten niños y adolescentes con discapacidad, un grupo de padres decidió contar el calvario que sufren desde hace años.

La invitación de un profesor al acto de fin de año de 2021 para hacerle un homenaje por su jubilación fue la gota que rebalsó el vaso. Con la presencia de nuevos directivos en la escuela, el hombre ingresó al establecimiento, fue aplaudido y estuvo en contacto con los estudiantes. Sin embargo, había un problema de base: está denunciado por abuso sexual y violencia.

El comprobante de denuncia que presentó uno de los padres en la escuela.

Al menos para el grupo de padres, la situación salió a la luz en 2019, cuando una docente de la escuela observó que este profesor y tallerista volvía del baño con un alumno en una situación sospechosa. El menor venía con gran cantidad de sangre en el rostro y también algo de agua: “Como si hubiese ido a limpiarle la sangre”.

Al ver esa escena en el pasillo de la escuela, la docente preguntó horrorizada qué había sucedido y el tallerista dio una respuesta, aunque luego cambió la versión dos veces: primero dijo que se había caído y después que se había peleado con otro compañero. Luego, notaron que el armario del salón de ese docente tenía abolladuras, como si se hubiesen arrojado elementos contra él.

Algunas horas más tarde, el padre de la víctima notó que el chico de 14 años tenía la cara inflamada y lo llevó al hospital. Allí constataron los golpes que había recibido. “Ahora está en juicio eso pero en 2019 yo denuncié con la Dirección General de Escuelas que a mi hijo le pegó el profesor”, indica un padre.  

“Mi hijo vino golpeado en el ojo y en el hombro, lo llevé al hospital, lo revisó el médico forense y me dijeron que pusiera la denuncia. Al otro día fui a hablar a la escuela. Estaba la psicóloga y la directora y me dijeron que ‘había sido sin querer’, pero el golpe lo había aturdido a mi hijo”, explicó el padre del menor a MDZ, a quien no identificamos para preservar la integridad del niño. 

Y agregó: “Al principio me decía que había sido sin querer pero cuando yo le insistí para que me dijera la verdad me contó que el profesor le había pegado con un cable. En la escuela le habían puesto un hielo y creo que le salía sangre de la nariz”.

El certificado que constata las lesiones en el Hospital Lagomaggiore.

Tras la denuncia realizada el 11 de diciembre en la Oficina Fiscal Nº2, el profesor S.G. del Taller de Madera y Muebles fue trasladado del cargo. Al inicio estuvo realizando algunas horas en un Centro de Capacitación para el Trabajo (CCT) ubicado en las cercanías del Cerro de la Gloria y, desde 2020 hasta esta misma jornada, desempeña tareas administrativas en Servicios Generales.

Más hechos

Pese a que el caso había destapado la situación, no se trataba del primero ni del único acusado. Cuatro meses antes, otra madre tuvo una confesión de su hijo: "Mamá, el profe O.S. me tocó la cola". En ese momento, la madre decidió llevarlo a la guardia del hospital Santa Isabel de Hungría y fue atendido por una psicóloga y una doctora. "Me dijeron que sí, que tenía irritado el ano pero que no se notaba que hubiera ninguna lesión. Es más, en el certificado que presenté como prueba dice que no hay lesión pero que no se descarta el abuso". 

Con este diagnóstico, la mujer se dirigió hacia la institución y dialogó con la directora. Luego, realizaron una reunión en la que S.G., el profesor denunciado por violencia, se encontraba presente. En un momento de la charla este sujeto le respondió algo insólito: "Mamá, es frecuente que los chicos se toquen entre sí, es un juego".

El profesor O.S. junto a un alumno y la actual directora, en el acto de jubilación 2021.

"Me enojé. Le dije que no me podía responder eso; ni como docente ni nada, y que si él había visto situaciones así tenía que mediar. Yo a mi hijo le había enseñado que nadie podía tocarle el cuerpo. Pero no me quedé con esa respuesta y hablé con dos chicos que eran egresados de esa escuela y vivían cerca de mi casa", dijo una de las madres a este diario. Según el relato de la mujer, la respuesta que recibió fue "algo terrible de escuchar".

"Sí, sí. A nosotros nos agarraba con una pinza, nos bajaba el pantalón, la ponía en los testículos y nos decía 'tienen que crecer, tienen que madurar'", le explicó el joven egresado en 2016 a la madre que investigaba el caso. Toda la situación se produjo en presencia del propio padre del menor.

Tras esas fuertes declaraciones, la madre nuevamente se dirigió a la escuela y le pidió a la directora del establecimiento que "por favor" investigara porque habían más casos. En tanto, el padre del joven se dirigió a la Oficina Fiscal Nº2 y radicó una denuncia: esta vez contra el profesor del Taller de Construcción (identificado en esta nota como O.S.), quien actualmente se encuentra jubilado.

"Lo que decimos está en las actas de la escuela. Sabemos que a los chicos los amenazaban, los apartaban y llevaban a la dirección. Después de hacerlos repetir varias veces, los niños cambiaban la declaración. Esa nueva declaración, en donde se retractaban, también quedaba asentada", explicaron los padres.

El acta a la que tuvo acceso MDZ refiere sobre los dichos del alumno: "Tocamiento de huevos".

La palabra de la exdirectora

En medio de las denuncias llegó la pandemia y, con ella, meses de aislamiento. Luego, las clases virtuales en 2021 y algo de presencialidad a finales de ese año. Durante ese lapso, se apartó a los profesores S.G. y O.S. de la Escuela León Gieco: el primero, denunciado por violencia, fue trasladado y, el segundo, se jubiló. Además, la directora que se encontraba en la institución también se retiró con parte médico y otra persona reemplazó su cargo.

En relación a las múltiples situaciones, todas quedaron registradas en actas, denuncias penales y hubo secuestro de computadoras que, luego de tres años, continúan investigándose en Delitos Sexuales. "Para suerte de ellos, la pandemia los benefició, pero en tres años no hemos tenido respuestas. Las computadoras siguen ahí, no nos han querido dar copias de las notificaciones o actas y, mientras tanto, varios de los chicos no están escolarizados y estamos muy preocupados", dijo el conjunto de padres.

Bajo este contexto, MDZ se puso en contacto con la exdirectora de la Escuela León Gieco, quien confirmó los hechos. Además, afirmó que "los padres no quieren enviar a los chicos a esa escuela porque quedaron muchas personas que han sido cómplices de esa situación".

"Han querido inscribirlos en otras instituciones y no han podido porque no les dieron lugar, por orden de la supervisora. Hubo un caso de una alumna que me pidió ayuda para conseguir banco en otra escuela y pude hacerlo, pero en otra sede de Supervisión. Se está vulnerando el derecho a la educación, encima de que han sufrido toda esta situación de maltratos y abusos. Estamos hablando de jóvenes con discapacidad, con familias sumamente vulnerables y lamentablemente nadie responde por ellos", afirmó Paola Marino.

En relación a la separación de su cargo, la mujer expresó que se encuentra de licencia "por todo lo emocional" que tuvo que sufrir. "Acá las víctimas son los que merecen justicia, los que merecen paz y que logren terminar su escolarización en un ambiente sano".

La DGE habló

Mientras se realizaba la investigación, este diario se comunicó con uno de los padres denunciantes y la situación llegó hasta la Dirección General de Escuelas, quienes aportaron su versión a los hechos.

"Son situaciones que terminan siendo una interna, del 2019 y 2020. Lo importante que hay que resaltar es que desde el primer momento las dos personas están separadas de los chicos; uno se jubiló y otro está en otro lugar", explicaron desde la DGE.

Además, remarcaron que se trataría de un conflicto intraescolar, en donde un sector de padres quiere que vuelva la exdirectora, que denunció los casos y se saque a la actual. Por otro lado, y en relación al acto en el que el profesor denunciado fue invitado a ingresar a la escuela, remarcaron que "se trató de una situación de desconocimiento".

"Hubo un acto de varias personas que se jubilaban y, por desconocimiento u omisión de alguno, invitaron al denunciado. Los padres lo vieron y eso generó conflicto", detallaron.

En el acta firmada por dos madres y la directora de Educación Especial se deja constancia que la directora conocía la situación de abuso.

Frente al reclamo de los padres por las demoras que tiene el caso y la denuncia de la exdirectora y padres porque "los chicos no están escolarizados", la DGE explicó que "una de las madres denunciantes no lleva a su hija a esa escuela desde hace más de un año, es decir, no se trataría de una madre propiamente de la escuela". En relación a la situación en general, puntualizaron que "está encaminada, pero todavía no se ha resuelto".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?