Viajó a México por una extraña invitación "de un hombre" y todo salió mal

Viajó a México por una extraña invitación "de un hombre" y todo salió mal

Una diseñadora de uñas viajó al país de la comida picante, los tacos y las rancheras para supuestamente conocer a un hombre. Finalmente, no sólo no iba a conocer a tal persona, sino que la esperaba una familia sumamente religiosa. Luego sus allegados denunciaron que estaba desaparecida.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Una mujer de Costa Rica, reconocida en el mundo de la belleza y la moda, viajó a México para supuestamente conocer a un hombre que la esperaba para recorrer algunos de los lugares más famosos que tiene el país de los tacos, las rancheras y el picante. Sin embargo, familiares y amigos le perdieron el rastro y la denunciaron a las autoridades como persona desaparecida.

La mujer terminó admitiendo que, en realidad, no era un hombre con el que iba a encontrarse.

De esta manera, Seidy Marleny López Vargas estuvo en el radar de los investigadores que, según las primeras versiones, había salido de Costa Rica para encontrarse en México con un amante. Sin embargo, luego de buscarla durante más de 72 horas, Seidy apareció.

Hasta donde trascendió, a Seidy le habían perdido el rastro en una escala que había hecho en El Salvador. A partir de entonces, nada se sabía de ella.

Y según lo que declaró Seidy Marleny López Vargas, nunca logró ingresar a México, ya que las autoridades aeroportuarias dijeron que los números de teléfono apuntados en la Carta de Invitación no coincidían ni lograban dar con ellos. Además, la mujer terminó admitiendo que, en realidad, no era un hombre con el que iba a encontrarse, sino una familia religiosa que la había invitado a pasar unos días en el marco de su cumpleaños y para conocer algunos lugares a los que la llevarían.

Parece que la mujer apeló a una extraña estrategia para entrar a México.

Finalmente, la mujer explicó que como las autoridades aeroportuarias de México no la habían dejado ingresar, le quitaron los documentos y la incomunicaron durante 48 horas hasta averiguar sus antecedentes. Una vez que la liberaron, debió hacer una escala en Colombia y recién al otro día logró llegar a su tierra natal, donde dio aviso a las autoridades y logró llevar alivio a su familia y amistades, que esperaban las novedades.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?