Caso Bento: la extraña muerte de un abogado le suma tensión a la causa

Caso Bento: la extraña muerte de un abogado le suma tensión a la causa

Germán Alberto Zydiak (41) trabajaba en el buffet de los abogados Martín Ríos y Matías Aramayo, dos "arrepentidos" en la causa Bento. Este viernes lo encontraron sin vida en su despacho, con una bolsa de nylon en la cabeza. Dejó una extensa carta.

Jorge Caloiro y Facundo García

Todavía no se confirma oficialmente que la muerte de Germán Alberto Zydiak (41) esté vinculada con la causa de las coimas en la Justicia Federal. Sin embargo es lo que muchos anticipan, luego de que el abogado fuera hallado sin vida hace dos días en su propia oficina. ¿El motivo? El letrado era parte del buffet de Martín Ríos y Matías Aramayo, dos de los "arrepentidos" en el caso que tiene como principal acusado al juez Walter Bento.

Según pudo reconstruir MDZ en base a fuentes judiciales, eran cerca de las 18 del viernes y Aramayo estaba terminando una audiencia remota. Flotaba la tranquilidad que precede a los fines de semana. Cuando la videoconferencia concluyó, el hombre caminó por los despachos y vio que en el privado de Zydiak estaba sólo su billetera y la luz prendida. Entonces lo llamó: no hubo respuesta. 

Lo encontró segundos después, en el baño. Los efectivos que llegaron luego contaron que el fallecido se había atado una bolsa en la cabeza con cinta adhesiva tipo scotch, de una forma tan tirante que los investigadores tuvieron que hacer un enorme esfuerzo para quitarla. Cerca había una larga carta con párrafos dedicados a su entorno (Zydiak tenía, entre otros afectos, una esposa y un hijo pequeño).

Extraña metodología

Para ser suicidio, la metodología llama la atención; sin embargo en la fiscalía -el caso está a cargo del doctor Gustavo Pirrello- creen que no existió intervención de terceros.

Cuando poco después llegó al lugar la pareja de Zydiak, comentó que desde hacía días el abogado sufría picos de estrés, lo que lo habría llevado a tomar pastillas. Y los que han leído el texto que dejó anticipan, además, que ese nerviosismo puede haber tenido que ver con el derrotero de la causa Bento

Zydiak no se dedicaba a causas penales

Por lo pronto, Ríos y Aramayo aclararon que Zydiak no se dedicaba a causas penales, lo que introduce nuevos interrogantes alrededor del asunto de las coimas en la Justicia Federal, puesto que hasta ahora todas las acusaciones giran alrededor de presuntas negociaciones entre una parte de Tribunales y diversos narcoscontrabandistas. La duda, pues, es si había tratos en otros ámbitos.

Los restos de Zydiak fueron sepultados este domingo a las 11 en el cementerio de Bowen (General Alvear, Mendoza), donde el joven profesional vivió durante varios años. Ahora habrá que esperar los resultados definitivos de la necropsia. El informe preliminar indica que el sujeto falleció por asfixia, sin participación de nadie más. Pero es un resultado inicial: en 15 o 20 días, los análisis químicos permitirán saber si el cuerpo de la víctima estaba bajo los efectos de alguna droga, lo que explicaría al menos parcialmente por qué eligió un modo tan tremendo para interrumpir su existencia. 

Arrepentidos

Son varios los imputados en la causa de las coimas que han decidido declarar como arrepentidos. De hecho, Ríos y Aramayo, quienes fueron señalados como miembros de una presunta asociación ilícita que recibía dinero a cambio de beneficios procesales, recuperaron la libertad tras admitir que esa banda efectivamente operaba en la Justicia Federal.

En consecuencia, ambos volvieron a sus domicilios tras algunos días de detención y no se les impuso ninguna caución de dinero pero sí una caución personal, a cargo del abogado defensor Pablo Cazabán. Es decir que el letrado se hace cargo de que Ríos y Aramayo no se vayan a fugar ni a entorpecer la investigación.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?