Hombre empalado en San Martín: revelan cómo lo asesinaron

Hombre empalado en San Martín: revelan cómo lo asesinaron

La semana pasada, un testigo que ingresó a una casa abandonada de Zona Este se encontró con el cadáver de un hombre que había sido empalado y asesinado. Tras varios días de investigación, la fiscalía tiene algunas pistas sobre lo que puede haber ocurrido.

Facundo García

Facundo García

Esta semana se conocieron nuevos detalles sobre la muerte del hombre que apareció empalado en una casa abandonada de San Martín (Mendoza). Los médicos informaron al fiscal Martín Scatareggi las primeras conclusiones de la necropsia efectuada sobre el cadáver y ese adelanto confirmó, entre otras cosas, que el sujeto fue asesinado entre 72 y 96 horas antes del hallazgo.

Eso significa que el crimen fue durante el fin de semana anterior al momento en que lo encontraron, el martes 10 de agosto. Según informaron a MDZ fuentes vinculadas a la investigación, la causa más probable de la muerte fue un fuerte golpe en la cabeza. La presencia de un trozo de hierro del 8 con lo que parecen ser manchas de sangre fortalece esa hipótesis. El elemento será objeto de peritajes, para comprobar si le pegaron con eso. Pero además, el cuerpo mostraba un "puntazo" en la zona izquierda del pecho, con perforación del pulmón

Subsisten, no obstante, dos grandes interrogantes. Uno es quién o quiénes fueron los atacantes. Otro es si el empalamiento se produjo cuando la víctima estaba viva o cuando ya había muerto.

"Aparentemente el palo que le introdujeron produjo una herida superficial, es decir que no se hallaron lesiones intestinales. Por ahora, se está estudiando si ese ataque se realizó antes del deceso. Es una posibilidad", amplió la fuente.

Sospechosos

Menos dudas hay, en cambio, sobre la identidad del fallecido. Lo más probable es que sea José Fernando Bustos Vega (54), un sujeto que tenía dos denuncias por abuso sexual. Sus antecedentes hacen pensar que el ataque que sufrió puede haber sido una venganza.

Por lo pronto, se han remitido muestras al Registro de Huellas Genéticas del Ministerio Público Fiscal, para cotejar con el material que se encuentra allí almacenado. Eso permitirá tener la certeza de que se trata de Bustos, debido a que, si fue imputado, su ADN debe haber quedado registrado en los archivos oficiales, como es protocolo en Mendoza.

¿Y los testigos? No han aportado mucho, aunque se rumorea que ya hay nueve sospechosos y que su ataque puede haber tenido que ver con abusos que sufrieron dos menores por parte de Bustos Vega. Tal vez lo ultimaron para tomar represalia.   

Cómo lo descubrieron

Eran cerca de las 14:30 del martes 10 de agosto. El camino semirrural de Ingeniero Giagnoni se alargaba entre dos líneas de árboles; e interrumpió el silencio de la siesta un auto que avanzaba a duras penas. El viento y la velocidad hicieron que el capó del cachivache se levantara y tapara el parabrisa, obstruyendo la visión del conductor.

El hombre se detuvo y bajó: al revisar el vehículo, se dio cuenta de que efectivamente la pieza -el capó- estaba floja. Necesitaba un alambre o algo para atar. Enfrente había una casa vieja. A lo mejor ahí lo podían ayudar.

Pero lo que el testigo descubrió al ingresar en la construcción le traerá alguna que otra pesadilla. En el interior de la vivienda -que, se sabría después, estaba semiabandonada- vio el cadáver de un hombre boca abajo. Un brazo había sido separado del cuerpo. La cabeza estaba comida por animales. Y en el ano alguien le había metido un palo. Eran las 15. El conductor del auto llamó al 911 y al rato llegó una patrulla a la intersección de Ruta 50 y Cantalejos

Lidera la investigación del caso el jefe de fiscales de Zona Este, Oscar Sívori, quien derivó la pesquisa al doctor Scatareggi

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?