Cura que abusaba a un adolescente fue declarado culpable y quedó detenido

Cura que abusaba a un adolescente fue declarado culpable y quedó detenido

El sacerdote Hugo Edgardo Pernini tiene 63 años y reside en La Pampa desde hace décadas. La víctima es un hombre de 31 años que denunció que fue abusado por el cura cuando tenía 17 años y formaba parte de un grupo juvenil.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Un caso estremecedor sacude a la provincia de San Juan. Un cura acusado de abusar en reiteradas ocasiones a un adolescente que asistía a una parroquia en La Pampa fue imputado por el hecho. El juez lo declaró como el autor responsable de los abusos y ordenó preventivamente su detención hasta que dicten su condena. El religioso podría enfrentar entre 8 a 20 años de cárcel.

La decisión del juez Gastón Boulenaz se conoció este martes durante la audiencia que se realizó en los tribunales de la ciudad de Santa Rosa. Durante el proceso, los fiscales Walter Martos y Oscar Cazanave lograron declarar al cura por los delitos de abuso sexual simple gravemente ultrajante y con acceso carnal, como delito continuado y agravado por ser cometido por un ministro de culto.

El sacerdote sanjuanino Hugo Edgardo Pernini, de 63 años, reside en La Pampa desde hace décadas. Vivió su niñez en la capital de San Juan y, al culminar sus estudios, ingresó al seminario diocesano de San Luis. Desde allí, su destino fue siempre Santa Rosa.

En tanto, la víctima es un hombre de 31 años que denunció que fue abusado por el cura cuando tenía 17 años y formaba parte del grupo juvenil Espíritu Santo de la Parroquia Nuestra Señora de Luján. En ese momento, Hugo Pernini era el párroco de esa entidad religiosa y daba misas en otras dos parroquias.

En concreto, los abusos ocurrieron entre mayo de 2007 y marzo de 2008. En ese momento, el hombre invitaba al adolescente a tomar mate y orar, pero lo manoseaba. Luego continuó con abusos sexuales con penetración.

Aunque luego de estos ataques el hombre afirmó que se alejó de la parroquia, no dijo una palabra por miedo. Con el tiempo entró en crisis y comenzó terapia. Más de 10 años después de los abusos, en 2019, pudo denunciar el caso en la Justicia. Si bien también pidió ayuda a las autoridades eclesiásticas, no obtuvo respuesta.

Durante el juicio, el hombre dijo que denunció al cura para que "a nadie más le pase lo que me pasó a mí, porque generalmente el que abusa lo sigue haciendo”.

El juez probó todos los abusos y lo declaró culpable. Por este motivo, el fiscal Martos solicitó que se le dicte prisión preventiva.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?