Los chats que complicarían al nuevo imputado en la causa Maradona

Los chats que complicarían al nuevo imputado en la causa Maradona

El octavo imputado por la causa de Diego Maradona es un médico que se desempeña en el club Huracán. Es uno de los participantes del chat en el que los enfermeros reportaban el estado del exfutbolista durante su internación domiciliaria.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

El nuevo imputado en la causa que intenta determinar la responsabilidad en la muerte de Diego Armando Maradona es un médico que actualmente se desempeña en el Club Atlético Huracán y a participado en la elaboración de protocolos de la AFA para el retorno del fútbol en pandemia.

Pedro Di Spagna es un médico de 48 años y se convirtió en el cuarto imputado de la causa. Si bien está señalado en la investigación desde el comienzo, nunca fue llamado a declarar. En febrero Leopoldo Luque, el principal imputado y la psiquiatra Agustina Cosachov lo habían señalado como el responsable del cuidado de la parte clínica de Maradona durante su internación domiciliaria.

El médico complicado se desempeña en Huracán

Di Spagna, además, es uno de los destinatarios de los mensajes en el chat de los enfermeros que asistían al Diez, donde llegó a reportarse que "estaba hinchado, taquicárdico y que no quería recibir visitas médicas".

El chat fue creado para que los enfermeros de la empresa "Medidom" -la tercerizada en la que Swiss Medical había delegado el cuidado de Maradona en la internación domiciliaria-, reportaran a sus superiores y a los médicos coordinadores de la prepaga, el parte diario y cualquier eventualidad que surgiera en la casa del barrio San Andrés de Tigre.

En ese chat no estaban ni el neurocirujano Luque ni  Cosachov, pero sí los también imputados Nancy Forlini, médica coordinadora de Swiss Medical; el coordinador de enfermeros Mariano Perroni; los enfermeros Dahiana Gisela Madrid y Ricardo Almirón; y el clínico Di Spagna.

La función de Di Spagna era hacer el seguimiento clínico del paciente y en el chat su primera intervención se da el 13 de noviembre por la tarde, al día siguiente de haber ido a visitarlo, cuando Forlini lo suma al grupo y se presenta de la siguiente manera: "Buenas tardes, si quieren agendarme soy Pedro Di Spagna".

Esa misma noche, el enfermero Almirón advierte: "Diego tiene el pie derecho medio edematizado", uno de los signos de posibles problemas cardíacos que, para los fiscales, los imputados ignoraron, y ante ello, Di Spagna, respondió: "Para el miembro, que lo mantenga elevado".

"Lo único nosotros y como sugerencia, cubramos la parte legal. Dios quiera que pase bien el fin de semana y que esté lo mejor posible. Pero si hay algún evento desfavorable, quedemos cubiertos que no se le pudo hacer el examen, ni solicitar exámenes complementarios por razones ajenas a nosotros", escribió el clínico en le chat.

En la acusación que le formularon, los fiscales de San Isidro Patricio Ferrari, Cosme Iribarren y Laura Capra, le reprochan a Di Spagna haber visto al paciente en tan solo una oportunidad y no haber hecho un adecuado control clínico de salud, y por ello, lo indagarán el 20 de diciembre por el delito de "homicidio simple con dolo eventual".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?