Dijo que lo seguía un loco con una motosierra, no le creyeron y murió

Dijo que lo seguía un loco con una motosierra, no le creyeron y murió

El "loco de la motosierra" es un lugar común en el cine de terror, pero en este caso se hizo realidad. Ocurrió en Rumania: un hombre llamó a la Policía en mitad de la madrugada diciendo que querían atacarlo. El agente que atendía el teléfono no le creyó y el asesino tuvo vía libre para cortar.

Facundo García

Facundo García

Todo comenzó en 2017, en la comuna de Sânandrei (Timis, Rumania). Mihai Laiu (44) le vendió un BMW a su primo, Dorin Muntean (32), por 2000 euros. Pero parece que el auto estaba destrozado, dejó de andar y el comprador reclamó que le devolvieran la plata. El vendedor del coche se negó: entonces Dorin agarró un martillo y arremetió contra el vehículo que usaba diariamente Mihai.

Hubo denuncia y se abrió una causa penal, aunque con el tiempo los primos se reconciliaron. O al menos eso parecía.

Una noche de enero de 2019, Dorin empezó a beber. Hacía frío y la noche era cerrada. El hombre manejó hasta la casa de su primo Mihai, donde llegó a las 4:30. Quería vengarse.

La sombra se plantó frente a la puerta, con una motosierra

De repente, los que estaban dentro de la casa escucharon el ruido de una sierra eléctrica. Al asomarse, Mihai vio una sombra que estaba agujereando la puerta de su domicilio. Llamó al 112 -que es el número de emergencias en Rumania- y le contó a la Policía que había alguien intentando atacarlos. "Debe ser su vecino cortando leña -le respondió el operador-. Ahora vuelva a dormir". 

"¡Corran, que nos mata!", gritó Mihai, y uno de sus dos hijos -de 14 años- saltó por una ventana, lo que ocasionó que se rompiera las dos piernas. En una habitación, atrincherados, quedaron el hombre, su otro hijo -de 18- y la novia del joven.

El momento final

Dorin finalmente destruyó la puerta de la vivienda y entró acelerando la motosierra. Buscaba a Mihai, quien trató de huir pero terminó con la cabeza separada de sus hombros. 

El griterío alertó a los vecinos, que efectuaron más llamadas al 911. Cuando las patrullas estacionaron en la cuadra, Dorin estaba en la calle, no muy lejos de donde yacía -ahora en dos partes- su primo.  

El asesino fue hallado cerca de la escena del crimen.

Al conocerse el caso, algunos lectores se preguntaron cómo fue posible que la víctima no lograra alejarse de un atacante que además de estar ebrio no parecía tener una contextura especialmente atlética. Y se han hecho algunas conjeturas al respecto, como por ejemplo que al tratarse de una madrugada con temperaturas frías, el suelo puede haber estado resbaladizo, lo que habría provocado la caída de Mihai y el fatal desenlace. 

  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?