Caso Lucas González: detuvieron a otros 5 policías por encubrir el crimen

Caso Lucas González: detuvieron a otros 5 policías por encubrir el crimen

El juez interviniente tomó la decisión tras el pedido del fiscal Leonel Gómez Barbella. Ya son catorce los detenidos en el marco de la causa que investiga el asesinato del joven de 17 años.

Lourdes Marchese

Lourdes Marchese

En el marco de la investigación por el asesinato de Lucas González perpetrado el pasado 17 de noviembre en el barrio porteño de Barracas, el juez Martín del Viso ordenó la detención para su posterior indagatoria de los policías Ramón Jesús Chocobar, Sebastián Baidón, Jonathan Alexis Martínez, Ángel Darío Arévalos y Daniel Rubén Espinosa. Las indagatorias se llevarán adelante mañana lunes desde las 10. La decisión fue tomada tras hacer lugar a una solicitud del fiscal Leonel Gómez Barbella.

Por otro lado rechazó el pedido de detención e indagatoria de Daniel Santana, Rodolfo Alejandro Ozan, Teresa María Luján Scorza, Santos Ochoa, Damián Ezequiel Lobos y la letrada Verónica Andraca, al considerar que "más allá de sus posibles permanencias físicas en el sitio donde se detuvo a las víctimas (Alvarado y Pedriel), no se aprecia por ahora ningún elemento que haga suponer, la eventual participación de alguno de ellos en los hechos investigados".

En la resolución de catorce páginas, el magistrado sostuvo que a pesar de la balacera que encararon los tres efectivos de la Brigada 6 de la Comuna 4D de la Policía de la Ciudad (Isassi, López y Nieva), cuyas conductas determinaron, entre otras cosas, la muerte de una persona de 17 años y la intención de hacer lo mismo con otras tres de la misma edad, "le siguió una puesta en escena en la que los numerarios solo debían limitarse a resguardar el escenario hasta que otra fuerza (en este caso puntual, la Policía Federal Argentina) se hiciera cargo del procedimiento".

Asimismo entendió que todo cuanto se dijo a lo largo de la investigación tiene por objeto dejar en claro que las pruebas parecen confirmar, una vez más, que la escena fue ilegalmente intervenida (manipulación del rodado, la colocación maliciosa de una réplica, etc.), y en este sentido "cobra entidad el retraso incurrido por la policía al realizar la consulta judicial (alrededor de una hora y media desde ocurrido el suceso), pues en esa ventana temporal operaron en una zona franqueada a espaldas de la justicia para montar un escenario que diera sustento a la primera versión policial respecto a un “enfrentamiento” armado que jamás existió".

Las imputaciones 

El fiscal imputa que el Comisario Inspector Daniel Santana, Comisario Rodolfo Ozan, Subcomisario Ramón Chocobar, los Principales Teresa M. L. Scorza y Damián Lobos, el Oficial Mayor Santos Ochoa, el Oficial Primero Ernesto Fabián Martínez y el Oficial Sebastián Baidón junto a sus consortes de causa, “habrían hecho insertar datos falsos en las actuaciones labradas por personal de la División Intervenciones Judiciales la Policía Federal Argentina y en la nota inicial confeccionada el 18/11/21 por el Juzgado Nacional de Menores N° 4, en el marco del procedimiento que culminó con el homicidio agravado de Lucas González y las tentativas de homicidios de Julián Alejandro Salas, Niven Huanca Garnica y Joaquín Zuñiga Gómez, el día 17 de noviembre de 2021, alrededor de las 9.30 horas, como así también las privaciones ilegales de la libertad a Julián Alejandro Salas, Joaquín Zúñiga Gómez y Niven Huanca Garnica”.

Agrega Gómez Barbella que en dicha ocasión los nombrados "habrían alterado los rastros y pruebas del delito que cometieron Juan José Nieva, Fabián Andrés López y Gabriel Alejandro Issasi".

Entre otras cosas les atribuye haberle aplicado tormentos y sufrimientos físicos y psicológicos a Lucas González, Joaquín Zúñiga Gómez y a Julián Sosa en los que le provocaron a González una lesión circular de 1 cm. de diámetro en el dorso de su mano derecha a nivel de 1er. espacio interdigital con superficie de costra melicérica en formación, muy similar a lo observado en quemaduras de cigarrillo, en momentos en que el joven agonizaba en la intersección de las calles Pedriel y Alvarado en el interior del rodado Volkswagen Suran, producto del disparo que había recibido minutos antes en su cabeza por parte de personal policial.

Además incluyó en su acusación de proferirles a los jóvenes Julián Alejandro Salas y Joaquín Zúñiga Gómez, frases tales como “a estos villeritos, hay que darle un tiro en la cabeza a cada uno. Donde tenés la falopa, donde está el arma con la que mataste a tu amigo", mientras los mantuvieron durante más de dos horas esposados contra el piso boca abajo y luego sentados, sin intervención judicial alguna y durante más de siete horas dentro de un patrullero de la Policía de la Ciudad "sufriendo tratos denigrantes e inhumanos, denotando un significativo odio racial hacia los mismos".

Recordemos que la causa ya cuenta con nueve detenidos que han sido procesados por el magistrado interviniente, llegando  ahora a la suma de catorce.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?