A un año de la muerte de Diego Armando Maradona, la causa se encamina al juicio oral

A un año de la muerte de Diego Armando Maradona, la causa se encamina al juicio oral

Tras la muerte del 10 se abrió un expediente judicial que hoy tiene 7 imputados por homicidio con dolo eventual y la declaración de varios testigos.

Lourdes Marchese

Lourdes Marchese

Hace exactamente un año Diego Maradona, con 60 años recién cumplidos, se despedía de este mundo. Lo encontraron sin vida a las 11.30 del miércoles 25 de noviembre de 2020, cuando fueron a despertarlo. A pesar de los intentos de reanimación ya no tenía signos vitales. Estaba en su habitación en el barrio San Andrés, en el partido de Tigre, donde se había instalado para pasar su internación domiciliaria y recuperarse tras haberse sometido a una operación por un hematoma subdural. 

A partir de allí se abrió un expediente para indagar en las causas de la muerte y posibles responsabilidades. Según el resultado preliminar de la autopsia que se realizó ese día desde las 19.30 y se extendió hasta pasadas las 22.30, el fallecimiento fue consecuencia de una insuficiencia cardíaca aguda que le generó un edema de pulmón. En aquel procedimiento se le extirparon tres órganos: el corazón, el hígado y los riñones para estudiarlos con mayor detenimiento. 

Desde aquel día a la fecha, la fiscalía de San Isidro donde trabaja un equipo conformado por Laura Capra, Cosme Irribarren y Patricio Ferrari, encabezado por John Broyard, recibió varias tandas de testimoniales y acumuló cuarenta cuerpos.

El 8 de marzo comenzó una junta médica cuyas conclusiones fueron determinantes para el llamado a indagatoria de las personas investigadas. La pericia oficial determinó que “el actuar del equipo de salud a cargo que atendía a Diego Armando Maradona (DAM) fue inadecuado, deficiente y temerario como se registró en detalle en el presente”.

Además los peritos constataron que “DAM comenzó a morir, al menos, 12 horas antes de las 12:30 del 25/11/2020, es decir, presentaba signos inequívocos de período agónico prolongado, por lo que concluimos que el paciente no fue debidamente controlado desde las 00:30 del 25/11/2020”.

Aquel informe también mencionaba “Se puede inferir de la documental que fuera analizada por esta Junta Médica Interdisciplinaria, que el equipo médico tratante se representó cabal y acabadamente la posibilidad del resultado fatal respecto del paciente, siendo absolutamente indiferentes a esa cuestión, no modificando sus conductas y plan médico/asistencial trazado, manteniendo las omisiones perjudiciales precedentemente apuntadas, abandonando 'a la suerte' el estado de salud del paciente”.

Los acusados son el neurocirujano Leopoldo Luque, la psiquiatra Agustina Cosachov, el psicólogo Carlos Ángel "Charly" Díaz, la médica coordinadora de la prepaga Swiss Medical, Nancy Edith Forlini, el coordinador de enfermeros Mariano Perroni, y los enfermeros Ricardo Omar Almirón y Dahiana Gisela Madrid. 

Los fiscales indagaron a los siete profesionales por "homicidio simple con dolo eventual", calificación legal que se modificó luego del resultado de la junta médica, delito que prevé de 8 a 25 años de prisión. En ese sentido consideraron que los acusados “infringieron los deberes que tenían a su cargo y condujeron al fatal desenlace de Maradona que hubiese podido evitarse”.

En cuanto a la responsabilidad atribuida al neurocirujano Leopoldo Luque entendieron que “en su carácter de médico de cabecera, violando las reglas del buen arte de curar a las que en definitiva despreció porque tenía pleno conocimiento de la sintomatología presentada por el paciente en el último período, evitó asistir y/o al menos propiciar la debida atención médica a Diego Armando Maradona".

Además en su imputación aseveraron que Luque “no garantizó su debido seguimiento con controles y estudios cardiológicos, ni convocó especialistas en materia cardiovascular, hepática y renal, conforme su cuadro requería, librando su destino a su suerte".

Por su parte a la psiquiatra Agustina Cosachov le imputaron entre otras cosas que “no aseguró la correcta administración de la medicación y psicotrópicos que había indicado a Diego Armando Maradona, desentendiéndose de los efectos adversos y eludiendo los controles y/o estudios apropiados a los fines de su evolución.”

Para los fiscales Laura Capra, Cosme Irribarren y Patricio Ferrari la médica “teniendo pleno conocimiento de la patología cardíaca de Maradona, no adoptó los recaudos adecuados que el cuadro del paciente exigía”. Entre otras cuestiones que se le enrostró a la médica, es que el 25 de noviembre de 2020 “omitió también encargarse personalmente de la reanimación del paciente".

El pasado 8 de noviembre tras la orden del juez de Garantías 2 de San Isidro, Orlando Díaz, los imputados fueron fichados como procesados y se les tomaron fotos, huellas digitales y averiguación de antecedentes. En tanto hay un pedido de recusación del abogado Mario Baudry (pareja de Verónica Ojeda, ex de Diego) de los tres fiscales por “falta de objetividad manifiesta en favor de Matías Morla y su entorno” que se deberá resolver. 

El 14 de diciembre vencerá el plazo para que los fiscales pidan la elevación de la causa a juicio oral para lo cual el magistrado deberá correrle vista a las partes para que opinen. Mientras tanto en una causa donde los intereses de una parte y la otra se mediatizaron, donde declararon decenas de personas, donde cada uno de los imputados y damnificados tiene sus razones y justificaciones, la sociedad toda espera respuestas para saber qué pasó con su ídolo, pero sobre todo la familia. Lejos de cualquier apreciación que se pueda hacer, a un año de la muerte del astro futbolístico hoy más que nunca ha quedado inmortalizadla aquella frase mencionada por él mismo cuando dijo “La pelota no se mancha”.

Mientras tanto en otras sedes judiciales tramitan la sucesión, y las peleas que mantienen Dalma y Giannina con Matías Morla, por hostigamiento y por las marcas, aunque hasta ahora los vientos soplen a favor del último apoderado del 10. Asimismo en la justicia federal comenzó a tramitar una causa que tiene en la mira al entorno de Maradona por presunta trata donde aparece como damnificada Mavys Álvarez, la mujer cubana que mantuvo una relación con el astro cuando ella era menor de edad. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?