Otra paliza en Luján: fue cerca del ataque en patota que se viralizó en las redes

Otra paliza en Luján: fue cerca del ataque en patota que se viralizó en las redes

El fin de semana largo estuvo muy lejos de la tranquilidad. Se viralizó el video de una paliza que tuvo lugar el domingo por la tarde; pero lo que no tanta gente sabe es que dentro de un boliche también se registraron escenas muy duras en horas de la madrugada. Imágenes sensibles.

Facundo García

Facundo García

Hace pocas horas que Federico (21) pudo volver a su casa, después de recibir nueve puntos en la parte posterior de la cabeza y cuatro en el ojo derecho. Todavía le duele todo. Y acaba de enterarse de que hubo otra paliza muy cerca de donde le pegaron a él. "Parece que la gente está un poco loca", dice, mientras recuerda -como puede- la noche en que casi lo matan en Chacras de Coria.

"Todo empezó el sábado por la noche, dentro del boliche Waterloo. Sin querer, me caí sobre una chica y el flaco que estaba con ella se enojó. Le pedí disculpas reiteradas veces. Le dije 'mirá si nos pegamos mal y terminamos en un hospital'; y él pareció entenderme. Yo no quería líos", cuenta el chico. 

"No sé cómo no me mataron"

A eso de las 6 de la mañana, cuando la música estaba terminando, Federico se acercó a las escaleras y se topó otra vez con el mismo joven que lo había increpado anteriormente. "Ahí se vino de nuevo. Él quería pelear a toda costa. Se me abalanzó, intenté pecharlo para que se alejara y ahí es cuando alguien desde atrás me revienta una botella en la cabeza", rememora. 

Así quedó la cabeza de la víctima.

A partir de ese momento los recuerdos se le vuelven borrosos. "Yo no tengo en la memoria haberme caído, pero me raspé la rodilla, así que seguramente terminé en el suelo. Recibí otros golpes, pero ni sé quién me los dio. Sólo puedo reconocer al flaco con el que discutí primero", dice.

Al verlo sangrando, otras dos personas que estaban saliendo de la disco intercedieron. "Yo creo que me salvaron la vida, porque si no, estos pibes me hubiesen dejado peor de lo que estoy", sigue Federico, que fue llevado a la cocina del boliche, donde esperó a la ambulancia.

Más tarde fue trasladado al hospital. "No sé cómo no me mataron. Cuando los médicos me revisaban, se dieron cuenta de que hasta tenía vidrio adentro de la cabeza. Imaginate".  

La noche y una lamentable postal que se repite en distintos puntos de la Argentina.

"Todo esto que te cuento tiene que haber quedado grabado por las cámaras del lugar. Yo ya hice la denuncia: supongo que pedirán ese registro para saber qué ocurrió", explica el entrevistado, que aún tiene media cara morada a causa de la golpiza

Desde el boliche ya comunicaron que han puesto todos los registros visuales a disposición de la Justicia, por lo que la identificación de los culpables sería inminente.

  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?