El extraño pedido que le hizo un hombre al asesino de su hija

El extraño pedido que le hizo un hombre al asesino de su hija

El padre de una mujer que fue brutalmente asesinada en Uspallata suplica que el responsable del hecho sea condenado a perpetua. Tras la condena le hizo un pedido especial a su abogado para encontrarse cara a cara con el asesino.

Gabriela Guilló

Gabriela Guilló

Adela Rodríguez (46) y su pareja, Cristian Ivars Báez (45) fueron asesinaron en Uspallata, Mendoza de un manera cruenta y con alevosía. Por el hecho hay un detenido, quien fue imputado por los dos homicidios. Si bien la investigación fue rápida y el caso está prácticamente esclarecido, en las últimas horas se conoció el particular pedido que el padre de Adela le realizó a su abogado, y querellante de la causa.

El crimen ocurrió el 16 de abril, cuando las víctimas habían salido con una pareja a comer un asado en la montaña. Tras permanecer un par de horas, cenaron y decidieron regresar al Gran Mendoza. Habían consumido algunas bebidas alcohólicas, por lo que el conductor, Fernando Figueroa, estuvo a punto de chocar dos veces.

Estas maniobras generaron una discusión entre las parejas que terminó cuando Rodríguez y a Ivars Báez bajaron del auto. Solo alcanzaron a caminar unos metros, cuando Figueroa aceleró el vehículo y los embistió. Las víctimas quedaron tendidas a un costado de la ruta.

Figueroa, el único sospechoso

El conductor siguió su camino, pero momentos después regresó y atacó a las victimas -aún con vida- con un hacha. Luego volvió a subir a su auto y escapó. Fue detenido momentos después a bordo del auto con el parabrisas destruido. La Justicia lo imputó por el doble homicidio, mientras que la necropsia confirmó que las víctimas murieron a causa de los golpes.

Con la investigación avanzada, la familia de Rodríguez se constituyó como querellante. El padre de Adela acompañó cada paso de la instrucción y ahora le hizo dos pedidos especiales a su abogado. El primero es que el sospechoso, en caso de ser hallado culpable, reciba la pena máxima por los dos homicidios. El segundo, y el que generó el asombro de su representante legal, Daniel Álvarez, fue el de ir al penal y encontrarse con cara a cara con el hombre que asesinó a su hija. Lejos del rencor y amparado en sus creencias religiosas, su objetivo es perdonarlo.

Con sinceridad, le dijo a su abogado: "quiero entregarle mi perdón,  porque si Jesús murió por nuestros pecados, quién soy yo para no perdonar”.

Álvarez prometió acompañarlo a la prisión, una vez que la causa finalice. Resta esperar la respuesta del sospechoso.

No es la primera vez que familiares de víctimas se paran en la otra vereda que busca el castigo y la mano dura de los asesinos. En 2013, el hermano de Sebastián Prado, el joven asesinado en la puerta de su casa por delincuentes que querían robarle el vehículo, tuvo una postura similar.

Hernán, en ese momento, dijo que en caso de encontrarse cara a cara con el asesino de su hermano “lo abrazaría, lloraría mucho, y le diría que puedo ser como un hermano. Que lloro por mi hermano, y lloro por él. De hecho, si viene y habla conmigo, yo no voy a entregarlo. Ese es trabajo de la justicia. Si pide perdón, para mí es suficiente".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?