Juicio a Gil Pereg: la fiscalía pidió "un ladrido para la Justicia" y la defensa reclamó "humanidad"

Juicio a Gil Pereg: la fiscalía pidió "un ladrido para la Justicia" y la defensa reclamó "humanidad"

Durante los alegatos de apertura, y con Pereg en una sala aparte, las partes movieron sus primeras fichas. Posturas encontradas en lo que se anticipa como un caso apasionante ¿Está loco o se hace?

Facundo García

Facundo García

Los alegatos de apertura en el juicio a Gil Pereg marcaron la mañana en el Polo Judicial, con un tono claramente enfrentado entre las partes. Para el Ministerio Público y la querella, el acusado era perfectamente consciente de lo que hacía cuando ultimó a su madre y a su tía y atravesó a sus cadáveres con hierros; en tanto que para la defensa se trata de un enfermo mental.

El primero en hablar fue el jefe de la fiscalía de Homicidios, Fernando Guzzo. "No se dejen engatusar y den un ladrido a favor de la Justicia", pidió, en obvia referencia a la fama de "hombre gato" que se ha granjeado Pereg

"El 12 de enero de 2019, en horas de la mañana, el imputado estranguló a su madre y disparó 3 veces contra su tía. Para saber lo que ocurrió ese día tenemos que ver qué es lo que Pereg hacía antes. Y vamos a probar, porque estamos seguros, que este asesinato fue cometido con intención criminal", anticipó Guzzo.

Guzzo y Ríos durante la audiencia.

El fiscal resaltó que antes de ultimar a sus familiares, Pereg había pasado todos los exámenes psicofísicos para adquirir armas; y también llevaba adelante juicios civiles. "Comete el hecho y vemos lo que hace después: visita el departamento que habían alquilado las víctimas, hace una falsa denuncia de paradero y hasta informa el recupero de las armas que había anunciado como perdidas dos días antes de que llegaran las mujeres, una de las cuales fue el arma del crimen. Y no sólo eso. También da notas periodísticas y transfiere la propiedad de armas a sus abogados".

"A su tía le pegó tres tiros y a su madre la estranguló con un lazo"

En la misma tónica, la fiscal Claudia Ríos -que estuvo a cargo de la instrucción- describió lo ocurrido según su pesquisa. "Aquel día de enero, entre las 10 y las 12, Pereg llevó a su mamá Phyria Saroussy y a su tía Lily Pereg en colectivo a su predio, frente al cementerio de Guaymallén. Las mató en el fondo de su terreno, en una obra en construcción. A Lily le disparó tres veces y a su madre la estranguló con un lazo. No conforme con eso, les colocó hierros en el cuerpo y el cráneo. Luego las enterró casi a un metro de profundidad, y ubicó piedras y tierra para que nadie advirtiera la presencia de esos cadáveres".

Ríos adelantó que de aquí en más se escuchará a testigos y a especialistas de Policía Científica, con peritos en balística y personal de delitos tecnológicos. "Les pido que declaren la culpabilidad por unanimidad, porque sólo así harán justicia por Lily Pereg y Phyria Saroussy", cerró la fiscal. Es que si el jurado no llega a una conclusión unánime, no habrá veredicto de culpabilidad.

Por la querella estuvo Claudia Vélez, representante de las familias de las víctimas. "Pereg sabía lo que hacía y eso es lo que quiso hacer. Hablamos de mujeres trabajadoras, cuidadoras amorosas de su familia. Phyria era madre de él y madre de mis representados. Lily era una conferencista y académica de gran trayectoria", refirió.

Legrand y Brachetta, defensores.

La defensa

Por la defensa tomaron la palabra Lautaro Brachetta y Maximiliano Legrand. "Señores del jurado. Quiero decirle que no necesariamente tienen que llegar a la unanimidad. Defiendan lo que para ustedes es la mejor solución para este caso. No es que Pereg va a quedar libre por las calles si es considerado no culpable. La fiscalía nos da una teoría del caso cerrada, pero es posible que haya otras formas de considerar lo ocurrido", destacó.

"La justicia no se trata de ladrar, sino de comportarse como seres humanos" (Legrand)

Legrand, por otro lado, le retrucó a Guzzo diciendo que "aquí no es cuestión de ladrar, sino de comportarse como seres humanos. De eso se trata la Justicia". "Les vamos a pedir que no se queden con una sola palabra, un solo testigo. Lo que definirá este juicio es la totalidad de las pruebas. Una vez que hayan visto la totalidad de las pruebas deberán tomar una decisión. Vamos a comportarnos como seres humanos, como personas justas".

Por último, Legrand enumeró algunos antecedentes psiquiátricos que utilizará la defensa para justificar la presunta inimputabilidad de Pereg. Mencionó sus crisis en el Instituto Technion de Israel. "Allá fue internado varias veces. Su madre se dio cuenta de que no podía controlarlo y lo mandó a Sudamérica. Nunca dejó de mandarle dinero, siempre le mandaba dólares mensualmente. Era su única fuente de ingresos, lo ayudaba a concretar algunos negocios, pero fueron todos frustrados groseramente. Esto fue así porque era una persona con una discapacidad, y de hecho los juicios que él tiene son porque lo estafaron".

Pereg durante el inicio de las jornadas. Lo sacaron de la sala porque maullaba.

Según el criterio de Legrand, Pereg ha sufrido un franco deterioro. "Años atrás pesaba 120 kilos, ahora pesa mucho menos. Al punto tal de que en las imágenes del momento del hecho se lo ve como una persona escuálida, que además vivía con 37 gatos a los que se refería desde mucho antes como sus hijos".

Pereg sigue todas estas instancias desde una celda que está ubicada aparte, con conexión a Internet.

  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?