Florencia Romano: condenaron a la operadora del 911 que cortó la llamada de auxilio

Florencia Romano: condenaron a la operadora del 911 que cortó la llamada de auxilio

La mujer que atendió -y cortó- el llamado de un vecino en la tarde en que mataron a la niña fue sentenciada este viernes, tras un juicio abreviado en el que admitió su culpa. En esta nota, la pena que recibió y cómo fue la conversación de aquel día fatal.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

La operadora del 911 que cortó la llamada que podría haberle salvado la vida a Florencia Romano (14) fue condenada este viernes a 3 años de prisión en suspenso por el juez David Mangiafico, tras un juicio abreviado en el que admitió su culpa. Se trata de Soledad Herrera, quien interrumpió la comunicación en la que un vecino le informaba sobre "un caso de violencia de género" en el pasaje Tucapel, de Gutiérrez (Maipú, Mendoza).

La fiscal en jefe de Delitos no Especializados, Laura Rousselle; y la querella conformada por los doctores Cristian Vaira Leyton, Agustín Magdalena y Federico Schlegel colaboraron en una instrucción que dejó a la defensa ante la posibilidad finalmente concretada de admitir lo que había hecho Herrera y acceder a un proceso abreviado

De izquierda a derecha: Schlegel, Vaira Leyton y Magdalena, abogados de la familia Romano.

La acusación

La acusación contra la auxiliar fue por abandono de persona en concurso ideal con incumplimiento de los deberes de funcionario público en el contexto de violencia de género institucional. La efectiva llevaba más de 10 años en la fuerza y 4 como operaria del 911, lo que dejó de lado cualquier excusa que tuviera que ver con la falta de pericia para desempeñarse en su rol. 

A continuación, el audio de la llamada que quedó interrumpida. A pocos metros del sitio en el que Florencia estaba siendo atacada había una comisaría: es casi seguro que, de haberse pasado la información a las patrullas, la víctima se hubiese salvado:

El caso

Aproximadamente a las 18.58 del sábado 12 de diciembre de 2020, Pablo Arancibia (33) atacó a Florencia Romano (14) con golpes de puño causándole un traumatismo craneoencefálico y luego le provocó una asfixia mecánica (la ahorcó), para después prender fuego parte de su cuerpo con combustible.

Lo increíble es que minutos antes, al sentir los gritos, un vecino que vive cerca de la escena del crimen llamó al 911 para pedir ayuda de la Policía. La operadora, Herrera, desestimó el contacto y nada se supo de la niña hasta que la encontraron muerta.

El 8 de julio de 2021, Arancibia fue condenado a cadena perpetua.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?