La idea de Cornejo en una hora difícil: "exportar" Cambia Mendoza

La idea de Cornejo en una hora difícil: "exportar" Cambia Mendoza

Después de proponer que se sumen a Cambiemos figuras del peronismo disidente como Lavagna, Massa, Pichetto y Urtubey, sus allegados indicaron que el gobernador es la figura indicada para "liderar el diálogo" y que "Cambiemos" debería replicar el modelo de la alianza. "Ofrece una garantía de diálogo político que otros no pueden dar", dijeron en su entorno. Pero la Casa Rosada desechó el plan y dudó de sus intenciones: "Se quiere despegar de Macri porque está pensando en las elecciones de Mendoza", evaluaron.

Alfredo Cornejo propuso este viernes un experimento inesperado: la "exportación" de la alianza Cambia Mendoza para que se aplique a nivel nacional.

Ese frente lo llevó al poder provincial en 2015 y tuvo altibajos, pero se mantiene en la actualidad. La alquimia reúne y contiene partidos e ideologías variadas, como el socialismo, Libres del Sur, el massismo, el PRO y el Partido Demócrata. Y ha sido una herramienta decisiva para derrotar al peronismo en las urnas.

Imaginar que este modelo se puede replicar a nivel nacional para dividir el escenario político entre los que quieren "una economía sana" y el kirchnerismo, que "propone una vuelta al populismo", fue la maniobra que ejecutó Cornejo, con la propuesta de incorporar a los líderes del peronismo anti K a Cambiemos.

Sugirió el gobernador solidificar en un acuerdo electoral la idea que ya maneja la Casa Rosada, aunque entre ambas hay una diferencia trascendental: Macri busca generar un acuerdo sobre temas como el pago de las deudas, no ampliar la alianza gobernante.

Cornejo se subió así al debate con una variante propia y audaz al final de una semana en la que fue un protagonista excluyente, pero que en la que también sufrió un golpe fuerte: la derrota a manos del justicialismo en las cuatro comunas que fueron a las PASO el domingo pasado.

El núcleo duro del gobernador aseguró que Cornejo sólo quiere incidir en el futuro de Cambiemos a nivel nacional y busca convertirse en un líder importante de la coalición. "Ofrece una garantía de diálogo político que otros no pueden dar", indicaron sus allegados este viernes.

Pero en la tarde de ayer, el PRO y la Casa Rosada prácticamente ya habían desechado la idea de Cornejo. En esos ámbitos consideraron que el gobernador mendocino "se excedió" y que su idea puede complicar el acuerdo temático con el PJ disidente en el que se está trabajando.

También le dieron en Buenos Aires una interpretación electoral a la propuesta:  se dijo que Cornejo piensa en las elecciones de Mendoza y por ello quiere despegarse de Macri.

Seguramente en esos ámbitos estuvieron siguiendo la conducta de un gobernador que esta semana emitió un discurso de balance de gestión que en todo momento eludió su calidad de aliado de Macri. 

El peronismo eligió hacer la misma lectura, tanto para parte del resultado electoral de domingo pasado como para las omisiones del discurso gubernamental del 1 de mayo, y hasta un referente de Cambia Mendoza, Omar de Marchi, criticó al gobernador por su sorprendente propuesta de vincular a Cambiemos con una parte del peronismo.

En poco más de un mes, Cornejo enfrentará dos desafíos trascendentales. Una convención del radicalismo a nivel nacional en la que vibrará el debate sobre seguir o no en Cambiemos y las PASO provinciales del 9 de junio para definir los próximos candidatos a gobernador en un escenario en el que Macri, según las encuestas, tira para atrás a sus candidatos.

El mandatario pareció haber encontrado ayer una misma solución para los dos problemas: distancia máxima e independencia de criterio de la Casa Rosada.

"El Gobierno solo, con Macri a la cabeza, no puede garantizar que no se va a volver al pasado", explicó el gobernador a la hora de hacer su osado anuncio de ampliar Cambiemos.  

Su tropa trató de decodificar estas breves palabras. Dijeron que Cornejo está en condiciones de liderar el diálogo que propone Cambiemos, más allá del propio Macri, aunque no piense en una candidatura para él este año.

"Es un cimbronazo del tablero electoral e implica hacer lo que se ha hecho en Mendoza", insistieron las personas que están más cerca del gobernador. 

"El gobernador puede liderar el proceso de sentar a todos los actores en una mesa y ampliar la coalición", dijeron los cornejistas más entusiasmados. Ellos mismos agregaron: "La base de sustentación de Cambiemos hoy es el PRO, el radicalismo y lo que queda de la Coalición Cívica. Se puede ampliar, pero eso necesita más consenso. Es posible la diversidad de partidos".

Se aseguró además que "el foco no está en la Convención radical", aunque hubo quienes señalaron que "ampliar la coalición puede generar un resultado muy bueno hacia el interior de los partidos". 

Es real que Cornejo tiene cercanía con al menos dos de los dirigentes que mencionó este viernes como posibles nuevos socios peronistas de Cambiemos: Urtubey y Massa. Pero sus allegados agregan también a Lavagna, el preferido para candidato presidencial de varios radicales bonaerenses, con quien aseguran que el gobernador ya ha abierto por sí solo el diálogo.

En el medio, Cornejo no parece mirar con desdén cualquier alternativa a Macri como candidato presidencial. De hecho, no hace mucho, preguntó precisamente si era viable el "plan V", con María Eugenia Vidal como postulante a la Casa Rosada.

Le dijeron que no era posible. Pero en el cornejismo mendocino insisten.

Ante la posibilidad de que la candidata kirchnerista no sea Cristina, directamente descartan al Presidente. "Si ella se presenta es más sencillo ¿Pero si el candidato es (Axel) Kicillof? Hay que elegir la mejor estrategia", dijo este viernes un funcionario del gobernador.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?