7 cosas que tienes que saber antes de consumir bebidas energéticas

7 cosas que tienes que saber antes de consumir bebidas energéticas

Un estudio de la Escuela de salud pública de Harvard analiza a fondo el consumo de este tipo de bebidas y los efectos que puede generar en la salud. Alerta sobre el riesgo en adolescentes.

Napsix

El consumo de bebidas deportivas y energéticas crece en todo el mundo. Mucho se ha escrito sobre ellas, acerca de sus ventajas y también de sus riesgos. Lo cierto es que generan muchas dudas al respecto y la información que circula no siempre es fidedigna. Por eso, a partir de los datos de un informe de Harvard T.H. Chan School of Public Health, compartimos 7 cosas que tienes que saber antes de consumir bebidas energéticas

Cuáles son sus componentes básicos

Según el informe de Harvard una bebida energética típica puede contener agua carbonatada, alrededor de 40 gramos de azúcar (de sacarosa y/o glucosa), 160 mg o más de cafeína, edulcorante artificial y hierbas/sustancias asociadas con el estado de alerta mental y el rendimiento pero que carecen de evidencia con ensayos controlados. además de taurina, extracto de raíz de panax ginseng, L-carnitina, L-tartarato, extracto de semilla de guaraná, vitaminas B.

Alertan sobre el consumo de este tipo de bebidas en adolescentes. Pueden experimentar efectos intensificados por las altas cantidades de cafeína, azúcares agregados, y estimulantes.

Más azúcar que las gaseosas

“Después del agua, el azúcar es el principal ingrediente de las bebidas energéticas. Una comparación nutricional muestra que una bebida de cola de 12 onzas contiene alrededor de 39 gramos de azúcar, 41 gramos de azúcar en una bebida energética. La investigación ha encontrado que consumir bebidas con alto contenido de azúcar de cualquier tipo puede provocar un aumento de peso y un mayor riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y gota”, asegura el informe de Harvard. Debido a la cantidad de azúcar e ingredientes estimulantes, existe la preocupación de que estas bebidas no sean útiles y, lo que es peor, dañinas para los adolescentes y las personas con ciertas afecciones de salud.

Tienen la misma cafeína que dos tazas de café

La bebidas energéticas se comercializan con el objetivo de aumentar el estado de alerta y los niveles de energía, y por eso contienen cantidades significativas de cafeína. Muchas bebidas energéticas contienen alrededor de 200 mg de cafeína, la cantidad en dos tazas de café preparado. Se pueden agregar otras sustancias que supuestamente aumentan la energía, como vitaminas B y hierbas como el ginseng y el guaraná. 

Riesgos en el consumo de adolescentes

“Los niños y adolescentes pueden experimentar efectos intensificados por las altas cantidades de cafeína, azúcares agregados, incluido el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, edulcorantes bajos en calorías y estimulantes a base de hierbas, en parte debido a su tamaño corporal más pequeño”, aseguran en el informe de Harvard. “La investigación ha demostrado que los adolescentes carecen de madurez en áreas clave del cerebro y son más propensos a involucrarse en comportamientos de riesgo, lo que los hace vulnerables a comportamientos de riesgo que a veces se representan en la comercialización de bebidas energéticas. Los jóvenes se sienten atraídos por las bebidas energéticas debido a la comercialización efectiva, la influencia de sus compañeros y la falta de conocimiento sobre sus posibles efectos nocivos”, advierten los expertos. 

Los efectos en el estado de alerta

Muchas veces las personas se ven inducidas a consumir este tipo de bebidas, en busca de energía rápida en el caso de sentir alto nivel de cansancio, o como una manera de lograr ciertas ventajas a la hora de hacer ejercicio o practicar deportes competitivos. Por eso muchos estudiantes la beben mientras se quedan durante la noche preparando un examen. “Si bien es cierto que algunos ensayos controlados han demostrado una mejora temporal del estado de alerta y la reversión de la fatiga después de tomar bebidas energéticas, así como un mejor rendimiento físico en atletas jóvenes, la mayoría de los estudios muestran una asociación con efectos negativos para la salud”, afirman los realizadores del informe de Harvard.

Qué pasa si se combinan bebidas energéticas con alcohol

El informe de Harvard asegura que se introduce un mayor peligro si las bebidas energéticas se combinan con alcohol. “Los estudios sugieren que beber este tipo de cóctel conduce a una mayor ingesta de alcohol que si solo se bebe alcohol. Esto puede deberse a que las bebidas energéticas aumentan el estado de alerta que enmascara los signos de embriaguez, lo que lleva a creer que se puede consumir aún más alcohol. El alto consumo de bebidas energéticas, especialmente cuando se mezclan con alcohol, se ha relacionado con eventos adversos cardiovasculares, psicológicos y neurológicos, incluidos eventos fatales”, advierten los especialistas. 

Si se mezclan las bebidas energéticas con alcohol puede traer eventos adversos cardiovasculares, psicológicos y neurológicos.

Cuáles son los efectos más dañinos

Los expertos advierten que hay estudios que demuestran que el consumo de bebidas energéticas tiene consecuencias negativas para la salud en los jóvenes, como comportamientos de búsqueda de riesgo, mala salud mental, efectos cardiovasculares adversos y problemas metabólicos, renales o dentales. “Demasiada cafeína de cualquier bebida, particularmente cuando se toman varias en un día en personas sensibles, puede provocar ansiedad, insomnio, problemas cardíacos como latidos cardíacos irregulares y presión arterial elevada y, en casos raros, convulsiones o paro cardíaco. Algunas bebidas energéticas pueden contener hasta 500 mg por lata”, aseguran desde el informe de Harvard

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?