Cómo limpiar las puertas y ventanas de tu casa sin estropearlas

Cómo limpiar las puertas y ventanas de tu casa sin estropearlas

Si no tienes en cuenta las puertas y las ventanas en tu rutina de limpieza debes saber que olvidarlas hará que se estropeen con más rápido.

Napsix

Napsix

Muchas veces solemos no incorporar las puertas y las ventanas en nuestra rutina diaria de limpieza. En ocasiones es porque simplemente olvidamos que su higienización frecuente es importante, pero también influye la falta de conocimiento sobre el tratamiento más adecuado abordar cada tipo de material.

¿Cada cuanto te ocupas de limpiar las aberturas de tu casa? Seguramente, responder esta pregunta te llevó algo de tiempo o crees que es suficiente con solo quitarles el polvo. Definitivamente esto último no es así y, para extender su vida y útil, debes procurar someterlas a un mantenimiento periódico. 

Cuida estas estructuras para que duren mucho más tiempo. Foto: AS

Con los siguientes consejos sabrás cómo se trata cada superficie.

Puertas y ventanas de madera
La sensación de cobijo que genera la madera es difícil de replicar con otros materiales. Si has optado por utilizarlas en tu casa, debes saber cómo limpiarlas.

Usa un paño limpio, húmedo y bien escurrido para frotarlas y eliminar los rastros de mugre. Para las manchas más persistentes se puede utilizar jabón neutro -el mismo con el que lavamos la vajilla-. La clave será un buen secado y, para lograr un acabado brillante, frotar un poco de aceite de oliva o cera para madera.

Puertas y ventanas lacadas
Este tipo de acabados representan un desafío mayor debido a que puede rayarse con facilidad y dañarlas para siempre. Es por esto que no debes usar productos ni objetos abrasivos. Opta por un paño suave que no produzca pelusas. La suciedad más difícil es mejor eliminarla con alcohol diluido.

Los herrajes y bisagras también requieren de cuidado Foto: iStock

Manijas y herrajes

Para dejar con brillo estos elementos, el truco casero que puedes emplear es utilizando pasta de dientes. Coloca solo un poco en un trapo y frota toda la superficie. Con una toalla de papel debe quitarse el excedente.

Bisagras

Las bisagras también necesitan de mantenimiento para que el sistema de apertura o cierre no se estropee. En esta zona, además, puede acumularse mucho polvo y comenzar a rechinar.

Con un paño seco elimina la suciedad y después engrasa con vaselina o aceite de oliva.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?