Running: 5 consejos para no sentir dolor en las piernas

Running: 5 consejos para no sentir dolor en las piernas

El running es una gimnasia que hará que tu cuerpo se sienta liberado, pero pueden aparecer molestos dolores si no se tienen en cuenta algunas cosas importantes.

Napsix

Napsix

El running gana cada vez más aficionados, aunque no difiere en nada de la tradicional práctica de salir a correr. Si recientemente te has sumado a esta sana gimnasia deberás tener en cuenta algunos consejos para no sentir dolor en las piernas cuando termines tu entrenamiento.

Invertir algunos minutos haciendo un buen estiramiento te salvará de futuros calambres o dolores. También te ayudará a prevenir lesiones por fatiga muscular y terminará de quitarte el estrés.

Foto: Vitónica

Lo principal es no terminar de forma abrupta el ejercicio, sino ir bajando la intensidad esta llegar a caminar esto permitirá que el ritmo cardiaco descienda y la respiración regrese a su nivel normal.

Una vez que nos sintamos menos agitados se dará inicio a los ejercicios de estiramiento. Debes procurar que alcance todos los músculos de tu cuerpo y no solo las piernas ya que, aunque no lo adviertas, el running es una práctica intensa donde trabaja todo el cuerpo.

Comienza con respiraciones profundas durante algunos segundos, moviendo los brazos hacia arriba en cada inspiración, luego suavemente mueve el cuello para eliminar contracturas. Además, puedes agitar las piernas y mueve los tobillos de forma circular para eliminar la tensión.

Cuando sientas que tu cuerpo está descontracturado entonces puedes empezar a hacer estiramientos más profundos tocando la punta de tus pies sin flexionar la rodilla. Esto se hace acompañando con respiraciones profundas. Levantar la pinta del pie también ayudará a relajar los gemelos.

Foto: Metrópolis

Si a pesar de haber hecho el relajamiento de forma adecuada aún sientes dolor puede que haya algunos problemas en los que no has puesto tu atención. Es normal que al correr nuestro torso se incline hacia adelante. Esta postura hará que se ejerza mucha presión en las pantorrillas.

También es aconsejable que cada entrenamiento lo hagas de acuerdo a lo que tu cuerpo te demande. Es decir, si se comienzan a sentir dolores o calambres durante la práctica, se tiene que bajar el ritmo y la intensidad. Comenzar caminando e ir incrementando la velocidad es lo ideal, sino se puede combinar periodos de caminatas con periodos de trote.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?