Rapidísimo y muy fácil, cómo limpiar ollas de cobre en segundos

Rapidísimo y muy fácil, cómo limpiar ollas de cobre en segundos

Conoce cómo limpiar adecuadamente las ollas de cobre sin producirle daños

Napsix

En la cocina existen numerosos utensilios y estos pueden ser de una gran variedad de formas y materiales. Así también, existen diferentes métodos de limpieza de acuerdo a las características de cada objeto. Entre ellos, hay algunos procedimientos muy adecuados para limpiar las ollas de cobre, muy utilizadas por muchas familias para elaborar sus alimentos.

Las ollas de cobre son realmente resistentes y duraderas. Además de sus cualidades al momento de preparar la comida, estos recipientes tienen un poder decorativo adicional. Su tono rosáceo le otorga a la cocina un aspecto vintage extra. Sin embargo, esa belleza se cae completamente cuando con el uso se queman y se acumula mucha suciedad.

Antes de limpiar, prueba de aplicar el procedimiento en una zona poco visible
Fuente: Unsplash

Si esto te sucede, no te preocupes, ya que hay un método específico ideal para este material que te ayudará a dejarlas impecables, como si fuera la primera vez que las usas. Otra ventaja de este paso a paso es que no necesitarás comprar productos caros o difíciles de conseguir para poder limpiar.

Asimismo, ten en cuenta que puedes llevar adelante el proceso de limpieza que recomiende el fabricante de la olla de cobre.
Para limpiar este objeto, mezcla una cucharada de sal en una taza de vinagre de limpieza. Toma un paño limpio, humedécelo en la preparación y pásalo por una parte pequeña y poco visible de la olla para probar que no provoque daños.

Hay métodos efectivos para estos utensilios
Fuente: Unsplash

Una vez que te asegures de que no hay inconvenientes, puedes ayudarte con una esponja para hacer el lavado completo. Evita usar estropajos o elementos que puedan rayar y dañar la superficie. Cuando hayas finalizado, enjuaga con abundante agua.

Si esta forma no te funciona como deseas, puedes sumergir la olla de cobre en un recipiente con mismas cantidades de agua y vinagre y dos cucharadas de bicarbonato de sodio. Deja actuar la preparación de cinco a diez minutos. Por último, enjuaga con abundante agua. Tus ollas de cobre deberían quedar perfectas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?