Asombroso, aprende a quitar el sarro de la pava o jarra eléctrica

Asombroso, aprende a quitar el sarro de la pava o jarra eléctrica

Es normal que este pequeño electrodoméstico con el tiempo vaya acumulando sarro que se adhiere en el interior. Para quitarlo, puedes aplicar un procedimiento muy sencillo

Napsix

La pava o jarra eléctrica se ha convertido en uno de los electrodomésticos infaltables del hogar. Calienta el agua rápidamente y solo utiliza electricidad. Sin embargo, al igual que otros elementos de la cocina y del hogar, requiere de una limpieza periódica. No solo para quitar la suciedad superficial, sino también para eliminar el sarro del interior.

Hacerlo, puede parecer complejo, dado que el sarro por sí mismo es difícil de sacar de otros lugares. Sin embargo, puedes aplicar un paso a paso muy simple. Con esos consejos será suficiente para limpiar y lograr este objetivo.

La jarra eléctrica es un electrodoméstico muy usado
Fuente: Freepik

Este compuesto blanquecino que aparece en lugares como cañerías, jarras eléctricas y otros sitios que están en contacto con agua caliente, es difícil de limpiar, ya que no basta con fregar o usar productos industriales de limpieza, sino que es necesario aplicar métodos caseros efectivos.

En tal sentido, un aliado para limpiar la casa es sin dudas el vinagre, que tiene un efecto particularmente efectivo sobre el sarro y otras suciedades. Para aplicarlo en la jarra eléctrica, debes colocar una taza de este líquido en el interior junto con otra de agua y ponerla en funcionamiento como lo haríamos normalmente, hasta que hierva,

Para quitar el sarro no basta con fregar
Fuente: Pexels

Una vez que eso suceda, déjala reposar durante cinco minutos y luego observa si el sarro ha salido. Es posible que necesites repetir el procedimiento, ya que a pesar de ser un método muy efectivo, el sarro no suele salir al primer lavado.

Posteriormente, enjuaga con abundante agua y pon un poco a hervir, de manera que se quite el olor a vinagre que podría quedar en la jarra eléctrica.

Lo recomendado es que realices este procedimiento de forma periódica para evitar que el sarro se acumule y cree una capa imposible de quitar. Dependiendo del sitio en el que te encuentres y de las características del agua de la zona, puedes hacerlo una vez al mes o dejar pasar 60 días entre una y otra limpieza.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?