"¿Cómo cierras el puño?": el sencillo test que revelará datos de tu personalidad

Un nuevo reto viral es furor en redes sociales: ¿quieres conocer más sobre tu forma de ser? En la nota, todos los detalles.

Napsix

Napsix

La semiótica, ciencia que estudia los signos de la personalidad, puede dar a conocer rasgos de la personalidad de alguien simplemente al observar cómo se sienta, cómo se para o cómo cierra su puño.

Cuando llegamos a un lugar y golpeamos una puerta, por ejemplo, sin pensarlo cerramos el puño. No todos lo hacen de la misma manera. ¿Cómo lo haces y de qué manera esto influye en tu personalidad?

Opción A

Si eres de los que coloca el pulgar sobre tu dedo índice, probablemente seas alguien sensible y soñador, aunque un tanto inseguro. Eres de los que prefiere ser protegido que proteger. Por otra parte, la sinceridad es muy importante para ti y eres de los que siempre ayuda a los demás. Podrías ser también alguien entusiasta, curioso y aventurero, pero que se toma las cosas con calma. Te gusta sentirte integrado en los grupos y eres amable con todos, aunque eso signifique que a veces intenten aprovecharse de ti. En ocasiones te cuesta expresar tus sentimientos, sobre todo con los que quieres, pero si te dan la seguridad suficiente, puedes llegar a ser muy expresivo.

Opción B

Si eres de los que cruzan el pulgar por delante de sus dedos, probablemente seas alguien extrovertido, talentoso y muy seguro de ti mismo. Eres de los que trabajan duro, obstinado y siempre aspiras al éxito, pero al mismo tiempo puedes ser muy sensible y le temes al fracaso. En cuanto a lo personal, sueles pensar demasiado en tus errores y en el pasado, y eso a veces te hace caer en grandes momentos de tristeza. Te gusta más estar en pareja que solo, aunque a veces tú mismo te lo impides.

Opción C

Si eres de los que pone el pulgar dentro de tus dedos, puede significar que eres alguien creativo y fuerte al mismo tiempo. Es probable que seas un buen comunicador, bastante emocional, práctico, y de los que admiran el arte de la vida. Puedes llegar a ser muy sensible y en ocasiones prefieres no hablar; sin embargo, eres alguien empático al que no le cuesta hacer sacrificios por el bien de otros. Eres flexible, libre y vives de tus sueños más que de tus realidades. En el amor, buscas tranquilidad, al igual que el resto de tu vida.

Temas