Nuevos enfrentamientos en el centro de Santiago de Chile

Nuevos enfrentamientos en el centro de Santiago de Chile

El rechazo popular al presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha alcanzado un 85 por ciento, después de un mes de protestas contra la desigualdad social que han empujado al Gobierno y al Congreso a un proceso constituyente que no estaba en la agenda, según una encuesta de Pulso Ciudadano.

En una nueva manifestación en las calles de Santiago de Chile que ya llevan más de un mes, generan enfrentamientos con Carabineros.

De acuerdo con el sondeo de opinión, solo un 9,6 por ciento de los chilenos respalda la gestión de Piñera en La Moneda, frente al 85 por ciento que la rechaza, en línea con los últimos meses. En una medición de Cadem publicada a finales de octubre, la aprobación se situaba en el 14 por ciento y el rechazo en el 78 por ciento.

Piñera se ha visto desgastado por las protestas, que comenzaron el pasado 17 de octubre contra la cuarta subida del precio del metro en pocos meses pero crecieron rápidamente hasta denunciar la desigualdad social y exigir un cambio constitucional.

El mandatario chileno, que reaccionó inicialmente declarando el estado de emergencia, acabó pidiendo perdón por no saber escuchar las demandas de la ciudadanía, anunciando una "agenda social" para colmarlas y remodelando el Gobierno para llevarla a cabo.

Sin embargo, Piñera se ha resistido hasta el último segundo a la idea de cambiar la Constitución. Finalmente, la semana pasada el proceso se puso en marcha y los partidos políticos de Gobierno y oposición llegaron a un histórico acuerdo para redactar una nueva Carta Magna.

El papel de Piñera ha sido muy criticado porque envió al núcleo duro de su Gobierno y dejó las negociaciones en manos de sus emisarios y los partidos, encargándose solamente de los contactos internos en la coalición gobernante, Chile Vamos.

Así, el 71,6 por ciento de los interrogados cree que el rol de Piñera en las negociaciones para la nueva Constitución fue malo o muy malo.

Para los encuestados, el proceso constituyente es fruto de las protestas, en un 63,1 por ciento, de las organizaciones y movimientos sociales (21,7), del Congreso y los parlamentarios (15,1), del Gobierno y sus ministros (13,7) y del presidente (10,7).

Sobre la necesidad de redactar una nueva Constitución, el 82,3 por ciento está de acuerdo. Así, en el plebiscito previsto para el próximo mes de abril, el 81,1 por ciento ha dicho que votaría a favor del cambio constitucional.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?