Nueva noche de protestas en Bolivia dejó al menos 10 heridos

Universitarios que piden la renuncia de Evo Morales se enfrentaron a mineros que apoyan al presidente. Hubo una nueva muerte y ya son tres los fallecimientos desde que comenzó el conflicto.

Redacción MDZ

Las protestas en Bolivia comenzaron tras las elecciones presidenciales.

dpa

La capital boliviana y la vecina localidad de El Alto registraron anoche nuevos choques entre defensores y opositores al presidente de Bolivia, Evo Morales, en una nueva jornada de disturbios en la crisis por la que atraviesa el país tras las elecciones. Según publicaron medios internacionales, los heridos que dejaron estos choques serían al menos 10.

Los incidentes en ambas ciudades se prolongaron hasta la medianoche e incluyeron choques con la policía, que empleó gases lacrimógenos para dispersar a los violentos.

El centro de La Paz fue el escenario de los enfrentamientos en una zona cercana a la sede del gobierno de Bolivia, donde el martes a la noche también hubo protestas con una decena de heridos. Esta vez, los disturbios se produjeron entre grupos de universitarios que exigen la renuncia del presidente, al que acusan de fraude a su favor en las elecciones del 20 de octubre, y mineros que defienden la victoria de Morales para un cuarto mandato. Una fuerte lluvia contribuyó a dispersar a los grupos de violentos.

En la vecina ciudad de El Alto también hubo enfrentamientos, que dispersó la policía con gases lacrimógenos, junto a la autopista que comunica esta urbe del altiplano con La Paz. Un grupo de universitarios que había quedado bloqueado en el aeropuerto internacional de El Alto, por manifestantes afines a Evo Morales, pudo salir en la noche, según un comunicado del Ministerio de Gobierno (Interior) de Bolivia.

Los universitarios, que permanecieron acorralados por varias horas, habían acudido en la tarde a recibir al líder del Comité Pro Santa Cruz Luis Fernando Camacho, procedente de la ciudad boliviana de Santa Cruz.

Los choques y enfrentamientos provocados por la crisis política que se desató por la intención de la oposición de no reconocer el triunfo de Morales, ya dejaron tres víctimas fatales.

Anoche, el presidente boliviano lamentó la muerte de Limbert Guzmán, de 20 años, la tercera víctima mortal del conflicto que murió en el hospital Viedma, tras quedar gravemente herido en los enfrentamientos ocurridos ayer al mediodía.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?