Zona Desmilitarizada: qué es esta división entre las dos Coreas y qué significa el encuentro allí entre Trump con Kim Jong-un

Este domingo, el presidente de EE.UU., Donald Trump, se convirtió en el primer mandatario de su país que pisa territorio norcoreano. "Nunca pensé que te vería aquí", dijo Kim a la hora de saludar a Trump.

Redacción BBC News Mundo

El momento en que Trump y Kim cruzan al lado sur de la frontera.

BBC Mundo

Este domingo, el presidente de EE.UU., Donald Trump, se convirtió en el primer mandatario de su país que pisa territorio norcoreano.

En una visita relámpago a Corea del Sur después de la cumbre del G-20 realizada en Osaka, Japón, esta semana; Trump escribió en su cuenta de Twitter que deseaba encontrarse con el líder Kim Jong-un en la frontera entre ambas Coreas.

Trump viajó hasta Panmunjom, donde se encuentra el Área de Seguridad Conjunta de la llamada Zona Desmilitarizada (ZDC) que separa a las dos Coreas.

Allí, Trump, después de saludar con un estrechón de manos a Kim, cruzó la línea de concreto que marca la frontera - siempre dentro de la ZDC - caminó unos pasos y seguidamente regresó hacia el lado sur, trayendo consigo al lado de líder norcoreano.

"Nunca pensé que te vería aquí", dijo Kim a la hora de saludar a Trump.

"La velocidad no es el objetivo, queremos ver si podemos hacer un trato realmente completo", señaló este último.

"Nadie sabe cómo se desarrollan las cosas, pero ciertamente fue un gran día, fue un día muy legendario e histórico".

La zona desmilitarizada

Este es el tercer encuentro entre ambos líderes, el último de ellos había sido en Hanoi, Vietnam, a principio de este año y fue cancelado por Trump de manera abrupta.

Pero ¿qué es la Zona Desmilitarizada de Corea y qué importancia tiene que Trump haya viajado hasta allí?

Guerra y armisticio

La ZDC fue creada en 1953, tras la firma del armisticio entre ambas naciones después de una guerra en la península que duró cerca de tres años.

Fue en la localidad de Panmunjom donde justamente se firmó el armisticio, que entre otras consideraciones establecía una zona en la frontera de cuatro kilómetros de ancho y 263 kilómetros de longitud.

La razón para la creación de esta ZDC fue que, a pesar de que el armisticio finalizaba las hostilidades bélicas entre ambos bandos, técnicamente ambas Coreas continuaban (y aún continúan) en guerra.

Y la ZDC ha sido usadaconstantemente durante décadas como un espacio para el diálogo y los acercamientos entre ambos gobiernos para terminar legalmente con el conflicto y reiniciar las relaciones diplomáticas.

Es una zona controlada por militares, donde no hay mucha presencia de civiles -de hecho es reconocida por su rica biodiversidad- y patrullada constantemente por los ejércitos de Corea del Sur, EE.UU. y Corea del Norte.

Durante décadas, la Zona Desmilitarizada ha servido como lugar de encuentro para los diálogos entre Corea del Sur, EE.UU. y Corea del Norte.

A pesar de la extrema vigilancia no ha estado exenta de actos violentos. En 1976 dos soldados de EE.UU. murieron después de ser atacados con hachas por norcoreanos.

En 2017, un soldado norcoreano logró desertar de su país y cruzar hacia el lado sur. A pesar de que recibió cinco disparos mientras huía, logró sobrevivir.

Uno de los detalles más llamativos de la ZDC es la línea de concreto que marca la frontera entre ambas Coreas.

Esa línea fue cruzada por primera vez por un líder norcoreano hacia el lado sur durante la cumbre de ambos países en abril de 2018. El encuentro se dio para avanzar en el objetivo de firmar un tratado de paz en la región.

En los últimos años se ha convertido en un destino turístico, ya que se puede visitar a través de la estación de tren que funciona allí desde hace varios años y que conecta la zona con la capital surcoreana, Seúl.

¿Qué tiene de diferente esta visita?

La ZDC está controlada en gran parte por el ejército de EE.UU. En repetidas ocasiones, mandatarios estadounidenses viajaron hasta la ZDC para expresar su alianza con Corea del Sur.

La mayoría de los presidentes de EE.UU. solo llegaban hasta la zona sur de la Zona Desmilitarizada.

La mayoría de ellos miraba hacia Corea del Norte desde los edificios en el sur de la ZDC con binoculares y vestidos con la chaqueta -en el caso de Obama en 2012- que utilizan los pilotos militares.

Y cada una de esas visitas eran planeadas en secreto debido a que eran consideradas de máximo riesgo de seguridad.

Por esa razón, el paso dado por Trump no solo es inédito, sino que marca una nueva ruta de relaciones con el que era considerado hace solo unos años como una de las principales amenazas a la seguridad no solo de EE.UU., sino de Occidente.

"El hombre cohete", lo llamó Trump en 2017, pocos meses después de asumir la presidencia.

Ahora, vestido de traje civil y después de una invitación hecha por Twitter, se acercó caminando hasta la línea fronteriza, la cruzó, le dio la mano a Kim y habló con él frente a frente.

De acuerdo con el gobierno de EE.UU., durante la conversación que sostuvieron ambos durante varios minutos, se llegó al acuerdo de restablecer las conversaciones (que se habían suspendido en Hanoi) para concretar el alivio del embargo que existe sobre Corea del Norte, la firma del tratado de paz y una posible invitación a visitar Washington.

La frontera entre Corea del Norte y Corea del Sur es una de las más vigiladas del mundo.

Sin embargo, varios analistas señalan que aunque la reunión no tiene ningún precedente, lo cierto es que al hacerla allí se convirtió en algo más pensado para la televisión y que no se hablaron de temas fundamentales como la desnuclearización de la península.

"Este enorme meme es solo otro acto teatral de Trump. ¿De verdad alguien cree que Kim va a entregar su arsenal nuclear y militar porque Trump es su nuevo amigote?", le dijo a la BBC Robert Kelly, profesor de Ciencia Política en la Universidad de Pusan de Corea del Norte.

Por su parte, Leif Eric Easley, profesor de estudios internacionales de la Universidad de Mujeres de Ewha, señaló que la reunión es más un acto diplomático que un avance en los temas que importan a ambos países.

"Hoy la victoria es para la diplomacia surcoreana y la agenda de paz del presidente Moon", explicó Easley.

"Pero mañana, Corea del Norte seguirá teniendo armas nucleares y Estados Unidos no va a aliviar ningún punto del embargo", concluyó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?