¿Cuáles son las nuevas técnicas de blanqueamiento dental?

Actualmente es una tendencia y una moda tener sonrisas cada vez más blancas, lo asociamos a salud, juventud y sensación de seguridad. Un experto en el tema, el doctor Guillermo Norton, nos ilustra. 

guillermo norton

[MISSING]binding.image.description

Lo vemos día a día en nuestros consultorios: con el paso del tiempo los elementos dentarios naturalmente se oscurecen, a esto se le suman los pigmentos que entran en la estructura dentaria a través de los elementos de la dieta, los distintos hábitos personales, las caries y los tratamientos odontológicos que terminan alterando la coloración.

También es frecuente que la alteración en el color de los dientes se evidencie al momento de la erupción (aparición en boca) o por fármacos como las tetraciclinas, altas concentraciones de flúor en agua, así como también cuadros infecciosos durante el período de formación; estos son factores que pueden dejar secuelas permanentes en la estructura del diente.

¿Qué es el blanqueamiento?

Lo vamos a explicar técnicamente: es una práctica que consiste en la aplicación de agentes químicos derivados del peróxido de hidrógeno, que se difunden en esmalte y dentina, fraccionando macromoléculas de carbono (pigmentos oscuros) en moléculas más pequeñas (menos oscuras) hasta su total descomposición dando como resultado el blanqueamiento dental.

¿Cómo se hace el blanqueamiento?

Según el caso clínico, se puede optar por distintas presentaciones y formas de administración, desde aplicaciones profesionales de 30 minutos en consultorio a tratamientos ambulatorios (lo aplica el paciente por la noche). En casos específicos, también se pueden aplicar en el interior de la pieza dental (elementos con tratamiento de conducto).

¿Cuántas sesiones hace falta?

Este tipo de tratamientos requiere controles (durante el tratamiento) para cuantificar el avance del mismo hasta llegar al objetivo. El tipo de pigmento y la calidad del esmalte pueden afectar el rendimiento del mismo.

¿Cuánto dura?

Duran mucho tiempo, años, pero, con el paso del tiempo puede ser necesario un “retoque” para mantener el tono deseado, dependiendo en gran parte de los hábitos del paciente.

Por Guillermo Norton, Mat. 2585, especialista en prostodoncia de Odontocentro Mendoza.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?