Boris Johnson suspende el Parlamento y acerca al Reino Unido a un "Brexit duro"

Boris Johnson suspende el Parlamento y acerca al Reino Unido a un "Brexit duro"

El premier británico suspendió las sesiones del parlamento, que volverá a funcionar a dos semanas de la fecha límite para que Reino Unido abandone la Unión Europea.

El Parlamento británico suspenderá sus sesiones por un mes, hasta el 14 de octubre, apenas dos semanas antes de la fecha límite para el Brexit, luego de que la Reina Isabel II diera luz verde a una solicitud del premier, Boris Johnson, que busca así evitar un bloqueo parlamentario a una salida sin acuerdo, en medio de la furia del arco opositor, que calificó la maniobra como "antidemocrática".

Hoy temprano, Johnson había desatado un terremoto político en el país al solicitar a la monarca la suspensión temporal de Westminster, una maniobra que reducirá el tiempo para que los legisladores intenten bloquear por la vía legislativa un Brexit sin acuerdo, como anunciaron.

Westminster concluirá su actividad dentro de dos semanas y permanecerá así durante otras cuatro, hasta que el 14 de octubre la reina presida la ceremonia de apertura de un nuevo periodo legislativo con su tradicional discurso, donde se anuncian las líneas de actuación del nuevo gobierno.

Según Johnson, el plan obedece a que su gobierno "sacará adelante una ambiciosa y valiente agenda legislativa" sobre la que los parlamentarios podrán votar en octubre, y en la que un posible acuerdo de Brexit con la Unión Europea (UE) será uno de los "temas centrales", según informó el periódico The Independent en su versión online.

El anuncio enfureció a los grupos opositores británicos, que ayer habían anunciado su intención de "explorar vías legislativas" para evitar que el país deje la Unión Europea (UE) el 31 de octubre sin acuerdo, lo que denominan "Brexit duro", una opción que cada vez se vislumbra más cercana.

En resumen, el Parlamento será suspendido por cuatro semanas pocos días después de que sus miembros regresen a trabajar el 3 de septiembre y retomará sus funciones dos semanas antes de la fecha límite del Brexit, un calendario que deja apenas margen de maniobra a los diputados contrarios a un "Brexit duro".

La oposición, encabezada por el el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, anticipa una crisis política sin precedentes.

Corbyn había escrito a la reina solicitándole una reunión "con carácter de urgencia", en un intento por neutralizar los planes del conservador que -aseguró- "privarán al electorado de la oportunidad de hacer que sus representantes rindan cuentas al Gobierno" en las semanas cruciales previas a la fecha límite del Brexit.

"Esta prerrogativa real se establece directamente en contra de los deseos de la mayoría de la Cámara de los Comunes", dijo, citado por el servicio público de noticias BBC.

El laborista escribió a 116 diputados "tories" e independientes, entre ellos la ex primera ministra Theresa May y el ex titular de Economía Philip Hammond, a quienes pidió su apoyo para respaldar mecanismos que aborten una salida brusca del bloque, pero esta alternativa, con una agenda ajustada a tiempos escasos, se hace cuesta arriba.

De este modo la reina, que podía desoír el consejo del jefe del Ejecutivo y negarse a dar su consentimiento para la prórroga, prefirió mantener el papel neutral que se ha esforzado por mantener desde su coronación en 1953.

El coordinador del Brexit del Parlamento Europeo, Guy Verhofstadt, calificó la maniobra de Johnson como "siniestra", mientras el líder del Partido Nacional de Escocia (SNP) en Westminster, Ian Blackford, dijo que la misma debía ser "detenida, pues es vergonzosa y antidemocrática (...) un complot flagrante para forzar un Brexit duro".

¿Querés recibir notificaciones de alertas?