Hallazgo

Histórico descubrimiento en el sur de España: arqueólogos hallaron el vino más antiguo del mundo

Se trata de un vino blanco del siglo I d.C, pero que, con el pasar de los años, adquirió un tono rojizo.

MDZ Mundo
MDZ Mundo martes, 18 de junio de 2024 · 11:02 hs
Histórico descubrimiento en el sur de España: arqueólogos hallaron el vino más antiguo del mundo
El vino se encontró en una antigua tumba romana en Sevilla Foto: Shutterstock

En una excavación reciente en Carmona, España, arqueólogos descubrieron una muestra de vino considerada la más antigua del mundo. El descubrimiento ocurrió dentro de una tumba romana que fue desenterrada en 2019 en una residencia de la localidad.

La investigación, llevada a cabo por el Ayuntamiento de Carmona y la Universidad de Córdoba, reveló que los huesos de un hombre yacían sumergidos en una urna de vidrio llena de este vino, junto con restos de otras tres personas.

Inicialmente blanco, el vino adquirió un color rojizo a lo largo de los siglos, preservándose desde el primer siglo después de Cristo. El equipo de José Rafael Ruiz Arrebola, del Departamento de Química Orgánica de la Universidad de Córdoba, junto con arqueólogos locales, fueron los responsables de este hallazgo.

Este vino supera en antigüedad a la botella encontrada en Speyer, Alemania, que data del siglo IV d.C. y se conserva en el Museo Histórico de Pfalz. Los análisis químicos confirmaron que el líquido era vino, gracias a la identificación de siete polifenoles específicos, un biomarcador típico en vinos, incluso en muestras de baja concentración de estas sustancias.

El vino más antiguo del mundo. Foto: Juan Manuel Román/ Ayuntamiento de Carmona

Pese a los 2.000 años que han pasado, las condiciones de conservación de la tumba, que se había preservado intacta y bien sellada durante todo ese tiempo, han facilitado que el vino mantuviera su estado natural.

Aunque el origen exacto del vino es difícil de precisar debido a la falta de muestras contemporáneas para comparación, las sales minerales analizadas coinciden con las de los vinos blancos de la región de la antigua provincia Bética.

Es interesante destacar que el vino cubría los huesos de un hombre, posiblemente debido a la prohibición que tenían las mujeres romanas de consumir vino. En contraste, la urna de una mujer en la misma tumba no contenía vino, pero sí joyas de ámbar, un frasco de perfume y posibles restos de seda.

La tumba, que probablemente era un mausoleo familiar de alta alcurnia, se encuentra cerca de una antigua ruta que conectaba Carmona con Sevilla, y originalmente estaba marcada con una torre, hoy desaparecida. Este descubrimiento no solo arroja luz sobre las prácticas funerarias de la época, sino que también aporta valiosa información sobre la historia de la vinicultura en la región.

Archivado en