Hallazgo

Descubrimiento científico sorprendente sobre la jirafa y su singular figura

La desproporción de los cuellos de estos animales ha sido el centro de una investigación científica. Ante las posturas de que se debe a sexo o a comida, científicos encontraron la respuesta.

MDZ Mundo
MDZ Mundo lunes, 10 de junio de 2024 · 08:30 hs
Descubrimiento científico sorprendente sobre la jirafa y su singular figura
Las jirafas, centro de una investigación científica. Foto: Efe.

El cuello desproporcionado de las jirafas puede ser el resultado de que las hembras buscan hojas en las profundidades de los árboles que de otro modo serían difíciles de alcanzar.

Es la conclusión de un estudio dirigido por biólogos de la Universidad de Penn State que explora cómo este rasgo podría haber evolucionado y aporta nuevos conocimientos sobre esta cuestión icónica.

Frente a las teorías clásicas, una hipótesis reciente sostiene que la competencia entre los machos influyó en la longitud del cuello, pero el equipo de investigación científica realizó el descubrimiento de que las jirafas hembras tienen cuellos proporcionalmente más largos que los machos, lo que sugiere que las altas necesidades nutricionales de las hembras pueden haber impulsado la evolución de este rasgo.

El estudio, que exploró las proporciones corporales de las jirafas tanto salvajes como cautivas, se describe en un artículo en la revista Mammalian Biology. Los hallazgos científicos, dijo el equipo, indican que la longitud del cuello puede ser el resultado de que las hembras buscan hojas en las profundidades de los árboles que de otro modo serían difíciles de alcanzar.

En sus teorías clásicas de la evolución, tanto Jean Baptiste Lamarck como Charles Darwin sugirieron que los cuellos largos de las jirafas evolucionaron para ayudarlas a alcanzar las hojas en lo alto de un árbol, evitando la competencia con otros herbívoros.

Sin embargo, una hipótesis más reciente, llamada "cuellos por sexo", sugiere que la evolución de los cuellos largos fue impulsada por la competencia entre machos, que chocan sus cuellos entre sí para afirmar su dominio, lo que se denomina "cuellos en pugna". Es decir, los machos con cuellos más largos podrían haber tenido más éxito en la competencia, lo que los llevó a reproducirse y transmitir sus genes a la descendencia.

"La hipótesis de cuellos por sexo predijo que los machos tendrían cuellos más largos que las hembras", dijo en un comunicado Doug Cavener, titular de la cátedra Dorothy Foehr Huck y J. Lloyd Huck en Genética Evolutiva y profesor de biología en Penn State y autor principal del estudio.

"Y técnicamente tienen cuellos más largos, pero todo en los machos es más largo; son entre un 30% y un 40% más grandes que las hembras. En este estudio, analizamos fotografías de cientos de jirafas Masai salvajes y cautivas para investigar las proporciones corporales relativas de cada especie y cómo podrían cambiar a medida que las jirafas crecen y maduran".

Los investigadores recopilaron miles de fotografías de jirafas Masai cautivas de los repositorios de fotografías de acceso público Flickr y SmugMug, así como fotografías de animales salvajes adultos que habían tomado durante la última década.

Dado que las medidas absolutas, como la altura total, son difíciles de determinar a partir de una fotografía sin un punto de referencia de longitud conocida, los investigadores se centraron en cambio en las medidas relativas entre sí o en las proporciones corporales, por ejemplo, la longitud del cuello en relación con la altura total del animal. Restringieron su análisis a imágenes que cumplían criterios estrictos, como utilizar únicamente imágenes de jirafas perpendiculares a la cámara, de modo que pudieran tomar de forma sistemática una variedad de medidas.

"Podemos identificar a las jirafas individuales por su patrón de manchas único", dijo Cavener. "Gracias a la Association of Zoos and Aquariums, también tenemos el pedigrí completo, o árbol genealógico, de todas las jirafas Masai de Norteamérica en zoológicos y parques naturales, así como sus fechas de nacimiento e historial de transferencias.

"Por lo tanto, al considerar cuidadosamente esta información, cuándo se tomó la foto y la edad aproximada del animal, pudimos identificar al individuo específico en casi todas las fotos de una jirafa cautiva. Esta información fue fundamental para entender cuándo las jirafas macho y hembra comienzan a mostrar diferencias de tamaño y si crecen de manera diferente".

Al nacer, las jirafas macho y hembra tienen las mismas proporciones corporales. Los investigadores descubrieron que, aunque los machos generalmente crecen más rápido en el primer año, las proporciones corporales no son significativamente diferentes hasta que comienzan a investigar la madurez sexual alrededor de los tres años de edad. Debido a que las proporciones corporales cambian temprano en la vida, el equipo limitó su estudio de animales salvajes, cuyas edades son en gran parte desconocidas, a los adultos completamente desarrollados.

En las jirafas adultas, los investigadores descubrieron que las hembras tienen cuellos y troncos proporcionalmente más largos, o la sección principal de su cuerpo, que no incluye las piernas ni el cuello y la cabeza. Los machos adultos, por otro lado, tienen patas delanteras más largas y cuellos más anchos. Este patrón fue el mismo tanto en jirafas cautivas como salvajes. 

"En lugar de estirarse para comer hojas en las ramas más altas, a menudo se ve a las jirafas, especialmente a las hembras, llegar a lo profundo de los árboles", dijo Cavener. "Las jirafas son muy exigentes con la comida: comen las hojas de unas pocas especies de árboles y sus cuellos más largos les permiten llegar a las profundidades de los árboles para coger las hojas que nadie más puede. Una vez que las hembras alcanzan los cuatro o cinco años de edad, casi siempre están embarazadas y en período de lactancia, por lo que creemos que las mayores demandas nutricionales de las hembras impulsaron la evolución de los cuellos largos de las jirafas".

Los investigadores observaron que la selección sexual (ya sea la competencia entre machos o la preferencia entre hembras por parejas más grandes) probablemente fue responsable de la diferencia de tamaño general entre machos y hembras, como es el caso de muchos otros mamíferos grandes con pezuñas que son polígamos (donde un macho se aparea con muchas hembras).

Los autores sugieren que, tras la evolución del cuello largo, la selección sexual (que incluye la conducta de empujar el cuerpo y pelear por el cuello) puede haber contribuido a que los machos tuvieran cuellos más anchos. Además, las patas delanteras más largas de los machos pueden ayudar en el apareamiento, que, según los investigadores, es un proceso breve y desafiante que rara vez se observa.

Video: así proceden los científicos 

Dpa, Ucuenca, Youtube

Archivado en