Las cosas como son

La tasa de natalidad en declive: una tendencia global preocupante

El rol de la inteligencia artificial, que comienza a jugar un rol central para mitigar algunas de las consecuencias negativas.

Mookie Tenembaum miércoles, 29 de mayo de 2024 · 20:04 hs
La tasa de natalidad en declive: una tendencia global preocupante
La cantidad de nacimientos se ha reducido con el correr de los años

La tasa de natalidad mundial disminuyó desde la década de 1960. En ese entonces, el mundo veía aproximadamente 36 nacimientos por cada 1.000 personas. Hoy, esa cifra cayó a cerca de 18 nacimientos. Esta reducción plantea interrogantes cruciales sobre el futuro demográfico del planeta y sus implicaciones socioeconómicas.

Es fundamental distinguir entre tasa de fertilidad y tasa de natalidad. La tasa de fertilidad se refiere al número promedio de hijos que una mujer tiene durante su vida, mientras que la tasa de natalidad mide el número de nacimientos por cada 1.000 personas en un año. Aunque están estrechamente relacionadas, la tasa de natalidad está directamente influida por la tasa de fertilidad. Una disminución en la fertilidad resulta inevitablemente en una menor natalidad.

Varios factores contribuyen a esta tendencia descendente. En primer lugar, el aumento del acceso a métodos anticonceptivos y una mayor educación sobre planificación familiar permitieron un mayor control sobre el tamaño de sus familias. Además, los cambios en los roles de género y la creciente participación de las mujeres en la fuerza laboral llevaron a muchas a posponer o reducir la maternidad.

Otro factor es el aumento de los costos de vida y la crianza de los hijos. En muchas partes del mundo, la estabilidad económica necesaria para formar una familia es cada vez más difícil de alcanzar, lo que lleva a las parejas a tener menos hijos o ninguno. Además, el urbanismo creciente y la reducción de espacios habitables en las ciudades también juegan un papel en esta disminución.

Si la tasa de natalidad continúa disminuyendo al ritmo actual, enfrentamos un futuro donde el número de nacimientos es menor que el número de muertes, una situación ya observable en países como Japón y algunas naciones europeas. Las Naciones Unidas proyectan que, si esta tendencia no se revierte, veremos una disminución de la población mundial antes de finales de este siglo.

Extrapolando los datos actuales, si la tasa de natalidad sigue disminuyendo, alcanzaremos un punto crítico en las próximas décadas. En un escenario donde la tasa de natalidad continúa su descenso, se prevé que para mediados del siglo XXI, muchas más naciones enfrentarán el reto de una población envejecida y en disminución.

La disminución de la tasa de natalidad plantea varios desafíos. Una población en declive puede llevar a una reducción de la fuerza laboral, lo que afecta negativamente el crecimiento económico y aumenta la presión sobre los sistemas de seguridad social, que deben sostener a una proporción creciente de jubilados. Además, una menor cantidad de jóvenes  dificulta la innovación y el dinamismo cultural, aspectos vitales para el progreso de cualquier sociedad.

Frente a este escenario, la inteligencia artificial (IA) jugará un papel central en mitigar algunas de las consecuencias negativas. La automatización y el uso de IA en diversas industrias compensarán la falta de mano de obra humana, aumentando la productividad y manteniendo el crecimiento económico. La IA también asistirá en el cuidado de la salud de una población envejecida, mediante el desarrollo de robots de asistencia y sistemas de monitoreo avanzados.

La disminución de la tasa de natalidad es una tendencia preocupante que tiene el potencial de transformar nuestras sociedades. Si bien hay múltiples factores que explican esta caída, desde cambios socioculturales hasta desafíos económicos, es crucial que los gobiernos y las instituciones globales trabajen para abordar estos problemas. La inteligencia artificial presenta una herramienta prometedora para enfrentar algunos de estos desafíos, pero no es una solución completa. Es esencial fomentar políticas que apoyen a las familias y promuevan un equilibrio demográfico sostenible para asegurar un futuro próspero y equilibrado.

Las cosas como son.

*Mookie Tenembaum aborda temas internacionales como este todas las semanas junto a Horacio Cabak en su podcast El Observador Internacional, disponible en Spotify, Apple, YouTube y todas las plataformas.

Archivado en