Descubrimiento

Astrónomos hacen historia con un increíble hallazgo en la Vía Láctea

Se trata de una singularidad gravitacional que se encuentra 2.000 años luz de la Tierra, una distancia relativamente cercana en términos astronómicos.

MDZ Mundo
MDZ Mundo martes, 16 de abril de 2024 · 13:23 hs
Astrónomos hacen historia con un increíble hallazgo en la Vía Láctea
Se trata del agujero negro estelar más grande de la Vía Láctea Foto: Shutterstock

El espacio exterior está lleno de misterios aún por descubrir, y gracias al avance de las tecnologías modernas, la humanidad tiene la capacidad de explorar y comprender mejor sus secretos. En esta ocasión, un equipo de astrónomos descubrió el agujero negro estelar más grande en la Vía Láctea. Este fenómeno posee una masa 33 veces superior a la del Sol, según informó este martes el Observatorio Europeo Austral (ESO). 

Un agujero negro estelar es un agujero negro formado por el colapso gravitacional de una estrella masiva al final de su ciclo de vida, con una masa que varía entre unas pocas y varias decenas de veces la masa del Sol. Estos agujeros son tan densos que ni siquiera la luz puede escapar de su fuerza gravitacional. En la Vía Láctea, los que se descubrieron tiene una masa 10 veces superior al Sol. 

El agujero negro más grande de la Vía Láctea. Foto: EFE/Observatorio Europeo Austral (ESO)

El agujero negro, conocido como Gaia BH3 o simplemente BH3, fue identificado a partir de los datos recolectados por la misión Gaia. Este observatorio espacial, operado por la Agencia Espacial Europea (ESA), orbita la Tierra con el propósito de elaborar el mapa tridimensional más exhaustivo y detallado de la Vía Láctea.

La masa del agujero negro, que asciende a 33 veces la masa del Sol, fue confirmada mediante los datos obtenidos por el telescopio extremadamente grande del ESO, así como por otros observatorios terrestres. Este procedimiento se llevó a cabo para validar las mediciones obtenidas a través de Gaia.

Un aspecto peculiar de este descubrimiento es el movimiento de "bamboleo" inducido por el agujero negro en una estrella cercana que lo orbita. Este fenómeno fue clave para identificar la presencia del agujero negro.

Este nuevo descubrimiento es particularmente notable en comparación con Cygnus X-1, el siguiente agujero negro estelar más masivo conocido dentro de nuestra galaxia, que posee 21 masas solares. Por lo tanto, la observación de BH3 destaca por su significativa masa.

Además, la ESO resaltó otro dato sorprendente: la proximidad de este agujero negro a la Tierra. Ubicado en la constelación de Aquila, BH3 se encuentra a tan solo 2.000 años luz de distancia, convirtiéndolo en el segundo agujero negro más cercano conocido.

Un agujero negro constituye una zona del espacio donde la fuerza gravitacional es tan intensa que impide la salida de cualquier objeto o radiación. Se denomina "agujero" porque todo lo que entra en él queda atrapado sin posibilidad de retorno. Imagen ilustrativa. Fuente: Shutterstock

La identificación de BH3 se realizó mientras el equipo analizaba las observaciones de Gaia en preparación para una nueva publicación de datos. Este proceso subraya la importancia de la revisión continua de las observaciones astronómicas para descubrir fenómenos extraordinarios dentro de nuestra galaxia.

"Nadie esperaba encontrar un agujero negro de gran masa acechando cerca y que no hubiera sido detectado hasta ahora", declaró Pasquale Panuzzo, miembro de la colaboración Gaia y astrónomo del Observatorio de París, parte del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS). "Este es el tipo de descubrimiento que haces una vez en tu carrera investigadora", recalcó.

Puede que haya 100 millones de agujeros negros estelares en la Vía Láctea, pero a pesar de su gran masa y las poderosas fuerzas que generan, pueden ser extremadamente difíciles de detectar. "La mayoría de ellos no tienen una estrella orbitando a su alrededor, por lo que son casi invisibles para nosotros", dijo Panuzzo.

Una teoría que se baraja

Astrónomos identificaron previamente agujeros negros de gran masa más allá de nuestra galaxia y postularon que estos podrían originarse del colapso de estrellas compuestas mayormente por hidrógeno y helio, con una mínima presencia de elementos más pesados.

Se considera que estas estrellas, deficientes en metales, retienen más masa durante su evolución, dejando así más material disponible para la formación de agujeros negros masivos al final de sus vidas.

Sin embargo, hasta la fecha, no se habían encontrado evidencias concretas que relacionaran directamente a las estrellas con baja concentración de metales y la formación de agujeros negros de gran tamaño.

El estudio de las parejas estelares reveló que suelen compartir composiciones químicas similares. Según explica la ESO, la estrella compañera de BH3 proporciona pistas cruciales acerca de la estrella que colapsó y originó este notable agujero negro. Esta compañera resultó ser extremadamente pobre en metales, corroborando la hipótesis de que la estrella progenitora de BH3 también carecía de metales, en línea con las teorías previas.

Archivado en