Hallazgo

Fascinante descubrimiento arqueológico en un castillo de Italia

En el acceso principal de la estructura, un equipo de investigadores se topó con dos piedras notables que captaron su atención.

MDZ Mundo
MDZ Mundo martes, 26 de diciembre de 2023 · 00:44 hs
Fascinante descubrimiento arqueológico en un castillo de Italia
Imagen ilustrativa Foto: Wikipedia

En Castelliere di Rupinpiccolo, un antiguo castro ubicado en la provincia italiana de Trieste, se ha hecho un descubrimiento arqueológico significativo. Este asentamiento fortificado, que data de la Edad del Bronce Medio, se mantuvo habitado hasta el siglo V d.C. El hallazgo ocurrió en la entrada de este sitio, donde se encontraron dos piedras circulares de 50 centímetros de diámetro.

El estudio de estas piedras, llevado a cabo por investigadores del Instituto Nacional Italiano de Astrofísica (INAF), en colaboración con la Universidad Ca' Foscari de Venecia y el ICTP, ha revelado detalles fascinantes. Paolo Molaro, del INAF, junto con su equipo, identificó una de estas piedras como un mapa celeste antiguo, que se estima data del siglo IV a.C., lo que lo posiciona como uno de los mapas celestes más antiguos conocidos en Italia.

Investigadores sosteniendo la piedra Foto: INAF

Los detalles de este estudio han sido publicados en la revista Astronomische Nachrichten, donde se destacan los 29 grabados encontrados en la piedra. Estos grabados representan varias constelaciones, incluyendo Escorpio, Orión, las Pléyades y Casiopea, ofreciendo así una representación del cielo tal como se veía desde Rupinpiccolo hace aproximadamente 2.500 años.

Los investigadores sugieren que estos grabados fueron hechos por un solo individuo, utilizando herramientas rudimentarias como un martillo y un cincel de metal.

Un hallazgo particularmente intrigante es la representación de la estrella Theta Scorpii en la piedra. A pesar de que actualmente no es visible desde el castillo debido a su baja posición en el horizonte, los investigadores, utilizando el programa Stellarium, demostraron que esta estrella era visible desde el sitio alrededor del año 400 a.C. Este detalle añade una dimensión temporal al mapa, proporcionando un vínculo directo con las observaciones astronómicas de la época.

Además, el estudio resalta el grabado número 29 por su singularidad, ya que no coincide con los modelos celestes conocidos. Los autores del estudio proponen que este grabado podría representar una supernova, un fenómeno astronómico transitorio que habría sido visible en el cielo nocturno antiguo. Si esto se confirma, podría indicar la ubicación de un agujero negro resultante de la explosión de la supernova.

Archivado en