Esta es la develación de unos de los mayores secretos de "American Pie"

Esta es la develación de unos de los mayores secretos de "American Pie"

La canción de Don McLean está plagada de metáforas que hacen difícil entenderla. Sin embargo, hay una referencia que es bastante clara y marcó la historia de la música.

Santiago Hernandorena

Santiago Hernandorena

“Hace mucho, mucho tiempo, todavía recuerdo como esa música me hacía sonreír” comienza una de las canciones más enigmáticas de la historia de la música. De hecho, al día de hoy, estudiosos discuten los personajes, intentando definir con seguridad quién es cada uno.

American Pie de Don McLean es un éxito de más de 8 minutos, una rareza para los estándares. Su contenido es amplio y, como ya comentamos, plagado de personajes metafóricos que representan distintos músicos.

Sin embargo está claro a qué se refiere en el comienzo de la canción. “El día que murió la música” fue el que cayó el avión que transportaba a Buddy Holly, Ritchie Valens y The Big Bopper. Los tres eran pioneros del rock and roll y piezas claves de sus comienzos.

Los tres viajeros

Buddy Holly apenas superaba los 22 años. Estaba influenciado por el folk, blues y country que eran constantemente escuchados por sus padres. A los 19 conoció a Elves Presley y se convirtió en su músico telonero, para luego también serlo de Johnny Cash.

Esto le abrió la puerta para, un año después, grabar “That'll Be The Day”, su primer gran éxito junto a The Crickets. Luego llegarían “Peggy Sue” y “Not Fade Away”, que le abrieron la puerta en Reino Unido, siendo esta última versionada por The Rolling Stones.

Formó una nueva banda donde él era el centro y comenzó una gira por 24 ciudades. En esta lo acompañaban Ritchie Valens y The Big Bopper.

 

Valens fue el primer gran cantante de rock de ascendencia mexicana. En noviembre de 1958 se había convertido en una estrella con sus dos sencillos: "Donna" y, su canción más famosa, "La bamba". Tenía 17 años y ya estaba en la cima.

The Big Bopper también era un éxito en 1958. Con sus 28 años, era el más “veterano” de la gira. Su canción “Chantilly Lace” llegó al número uno ese año. Sin embargo era más conocido por sus trasmisiones radiales que por sus composiciones.

El 2 de febrero de 1959, los músicos estaban cansados. Las distancias entre las distintas paradas de la gira no habían sido bien calculadas por lo que los viajes eran muy largos. La calefacción del autobús que los trasladaba se rompía frecuentemente y enfrentaban la nieve y bajas temperaturas de la peor manera. Ese día, después de un concierto en Iowa, Buddy Holly decidió volar.

Consideró que llegar antes, en mejores condiciones, le permitiría descansar y estar preparados para el próximo concierto en Fargo, Dakota del Norte. Alquiló una avioneta que lo transportaría junto a sus músicos. Sin embargo, Valens y Booper estaban con gripe y pidieron los lugares.

En el caso del latino, se definió con el lanzamiento de una moneda. Dice la leyenda que cuando ganó, aseguró que era “la primera vez que tenía suerte en la vida”. Booper le pidió su lugar al, con los años, sería una estrella del country, Waylon Jennings, que al verlo tan enfermo se lo cedió.

Jennings contó tiempo después que le remordía la conciencia su última charla con Holly. El cantante le deseó, en broma, que se congelara, a lo que el bajista le contestó deseando que el avión se cayera. Fue un chiste, pero a Jennings le costó caer en las drogas.

El día que murió la música

Cuando despegaron, alrededor de las 12:55 am, había una ligera nevada. El piloto, un tal Roger Peterson, tenía reportes incompletos meteorológicos. A la 1 am, el piloto debía reportarse. Dos horas después se declaró el avión como desaparecido.

Con la salida del sol, comenzó la búsqueda. El avión Beechcraft 35 Bonanza de 1947, de un motor con cola en V, fue descubierto a las 9 de la mañana, a unos 10 kilómetros del aeropuerto, en un campo de maíz.

La aeronave había caído en picada a más de 250 km/h. Los cuerpos de Holly y Valens estaban cerca del accidente, el de Bopper había sido arrojado más allá de una cerca, a otro campo de maíz. El piloto yacía en la cabina.

El resto de la banda seguía su viaje. Se enteraron por la radio de lo ocurrido. Decidieron terminar la gira, que finalizaba dos semanas después.

Las investigaciones posteriores mostraron que el piloto no tenía la suficiente experiencia para volar en las condiciones que se encontraban. Existen dos mitos desmentidos de este accidente. El primero dice que Holly había disparado una pistola .22 por error lo que hizo que la nace cayera, pero no había ninguna descarga en los restos ni en los cuerpos.  El segundo narra que Big Bopper no murió inmediatamente y se arrastró buscando ayuda, pero los forense determinaron que eso era imposible.

La esposa de Buddy Holly se enteró del hecho por la televisión. Estaba embarazada y el stress le hizo perder el bebe. Eso hizo que las autoridades cambiaran su política y no dieran más los nombres de víctimas hasta que las familias fueran debidamente informadas.

El día que la música murió” es recordado todos los 2 de febrero. Miles de seguidores se presentan en el campo de maíz donde se realizan conciertos conmemorativos.

“Hace mucho, mucho tiempo” el peor suceso de la historia del rock, inspiró una canción llena de metáforas. Fue versionada varias veces, aunque la más conocida se la que hizo Madonna. Tal vez en otra oportunidad nos pongamos a intentar descubrirlas todas,  pero hoy quedémonos aquí, recordando con su música a los que ya no están.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?