Desigualdad: la cantidad de vacunas que se están por vencer en países ricos

Desigualdad: la cantidad de vacunas que se están por vencer en países ricos

El 85% de las casi 2.300 millones de las vacunas administradas a nivel global fueron empleadas en los países de mayores ingresos mientras el resto del mundo todavía lucha contra los rebrotes de casos y muertes.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Vacunas contra el coronavirus sin utilizar que se acumulan mientras se acerca su vencimiento, la apelación a campañas que regalan cerveza, donas y billetes de lotería para incentivar las inmunizaciones y su uso en menores que no son grupo de riesgo muestran la peor cara del acaparamiento que realizan los países ricos, mientras el resto del mundo todavía lucha contra los rebrotes de casos y muertes.

El 85% de las casi 2.300 millones de las vacunas administradas a nivel global fueron empleadas en los países de mayores ingresos, de acuerdo a datos de la Universidad de Oxford: mientras Norteamérica y Europa exhiben tasas de 65 y 55 dosis aplicadas cada 100 personas, respectivamente, en África la cifra baja a tres cada 100 personas.

Estados Unidos es la nación occidental que más usó y también la que posee la mayor cantidad guardadas con destino incierto: por ejemplo, ya se distribuyeron 21 millones de las vacunas monodosis de Johnson & Johnson, pero solamente se inyectaron 11 millones.

Parte de este lote restante de 10 millones iba a vencer a fin de este mes, pero la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), el ente regulador del país, autorizó esta semana una ampliación de la vida útil de tres meses a cuatro meses y medio, y las autoridades ganaron tiempo para buscarles un lugar.



La gran mayoría de las personas que se inmunizaron en Estados Unidos no pudieron elegir qué fármaco darse, pero con el avance de la campaña comenzaron acciones focalizadas, con vacunatorios móviles para inyectarse uno determinado y la incorporación de las cadenas de farmacia permitió una mayor selección ya que no todas ofrecen las tres marcas aprobadas.

En ese marco, la aceptación de la de Johnson & Johnson se redujo drásticamente frente a las de Pfizer/BioNtech y Moderna, después de que las autoridades la suspendieran durante 10 días en abril tras detectase efectos adversos en un número muy pequeño de casos.

Antes de fin de mes el presidente Joe Biden prometió donar unas 80 millones de dosis que incluyen la de la farmacéutica Johnson & Johnson, además de otro paquete de 500 millones de dosis exclusivamente de Pfizer que será distribuido a 92 países de bajos ingresos a partir de agosto y durante el próximo año.

En paralelo, hay unas 60 millones de dosis de AstraZeneca que Estados Unidos tiene en su territorio sin utilizar y que la Casa Blanca informó que recién donará una vez que sean aprobadas por su ente regulatorio, a pesar de que ese fármaco ya fue autorizado por varios países que hoy los necesitan con urgencia.



En un número más reducido al tener una población casi nueve veces inferior, Canadá también tiene vacunas de AstraZeneca sin administrar que iban a vencer a fin de mayo pero las autoridades sanitarias extendieron un mes su vida útil, por lo que ahora tienen tiempo hasta el 1 de julio para hacerlo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?