Una modelo con daño cerebral recibe indemnización de u$s29,5 millones

Una modelo con daño cerebral recibe indemnización de u$s29,5 millones

Una modelo con una reacción alérgica se hizo atender y terminó paralizada en una cama desde hace 8 años. Es alimentada a través de una sonda. La Justicia determinó ahora el monto que debe recibir por tamaño desacierto por parte de la clínica donde fue atendida.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Chantel sólo se comunica a través de una computadora que decodifica los movimientos de sus ojos.  

Antes de febrero de 2013, trabajaba como modelo en desfiles. Luego de comer una galleta pretzel con mantequilla de maní se desencadenó una insospechada tragedia. 

La joven mujer sufrió un shock anafiláctico y fue atendida en MedicWest. 

Ahora, está paralizada desde hace ocho años y la Justicia de Estados Unidos determinó una indemnización ante la negligencia de los médicos. 

Alergia al maní 

Un tribunal de Estados Unidos dio el viernes 29,5 millones de dólares a Chantel y su familia tras los hechos de 2013. Entonces, la joven sufrió daño cerebral mientras infructuosamente buscaba tratamiento para una reacción alérgica grave en el servicio médico MedicWest, publica Las Vegas Review-Journal

Así, hubo un juicio civil que determinó que MedicWest trató con negligencia la reacción alérgica de Chantel Giacalone. 

Ocurrió en febrero de 2013, cuando Chantel estaba trabajando como modelo en Las Vegas, en una convención con desfile de modas. La chica mordió una galleta pretzel con mantequilla de maní. Al rato, la modelo de 27 años entró en un shock anafiláctico. 

Chantel, en épocas felices (Boice).

¿Evitable o inevitable? 

Se supo que su cerebro dejó de recibir oxígeno durante varios minutos después de buscar tratamiento en MedicWest. "Cada minuto de la vida de Chantel se ha visto inextricablemente alterado", dijo Morris. Según el abogado, ninguno de los dos médicos que estaban en la clínica ese día tenía un tratamiento de adrenalina, especial para reacciones alérgicas graves, que es de disposición obligatoria por normas del Distrito de Salud del Sur de Nevada. 

A su turno, MedicWest negó cualquier delito y dijo que el resultado era inevitable, debido a la extrema sensibilidad de Giacalone a los cacahuetes. El abogado William Drury argumentó que la mujer nunca perdió el conocimiento. 

"Al menos mi hija será atendida. Estoy feliz por eso", dijo el padre, Jack Giacalone, después de conocer el veredicto. 

"Toda la angustia por la que hemos pasado durante los últimos ocho años, eso no me alegra. Sólo espero que MedicWest cambie sus costumbres", comentó. 

Entre tanto, la mujer lleva años paralizada y confinada a una cama. Sus padres la alimentan de manera artificial, a través de una sonda.

LasVegasReview-Journal, Rt. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?