Paraguay, el país considerado "exitoso" en su lucha contra el coronavirus

Paraguay, el país considerado "exitoso" en su lucha contra el coronavirus

Con números positivos en cuanto a la cantidad de infectados, muertos y recuperados de COVID-19, Paraguay se ha posicionado como un caso "exitoso" en Sudamérica a la hora de ejemplificar la batalla contra la pandemia. Las claves de esos logros.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Con números positivos en cuanto a la cantidad de infectados, muertos y recuperados de COVID-19, Paraguay se ha posicionado como un caso "exitoso" en Sudamérica a la hora de ejemplificar la batalla contra la pandemia en un país cuyas singularidades geográficas y políticas aplicadas en los momentos justos le permitieron sobrellevar la situación y comenzar a levantar su cuarentena obligatoria.

Los casos activos de coronavirus en vecino cayeron este martes a 484 confirmados, a pesar de registrar doce nuevos positivos, todos procedentes del exterior, en las últimas 24 horas, según informó el Ministerio de Salud en su reporte diario en redes sociales y siendo la cifra más baja desde el 8 de mayo. Además, desde el 7 de marzo, cuando se detectó el primer caso del coronavirus SARS-CoV-2, Paraguay contabiliza 877 positivos, de los que 382 se han recuperado y 11 han fallecido.

Una de las particularidades de Paraguay es su natural aislamiento geográfico. Sin salida al mar y con un tráfico aéreo pequeño, el vecino país se vio favorecido en gran medida gracias al poco desplazamiento de sus habitantes y la escasa llegada de visitantes del exterior, aunque en las últimas semanas se incrementaron los arribos de paraguayos residentes en Argentina y Brasil que volvieron tras quedarse sin trabajo.

De todas formas, Paraguay se mantiene con una tasa de 2 muertos por millón de habitantes, lejos de los 6 por millón de Uruguay, los 10 de Argentina o los 15 de Colombia, convirtiéndose en la más baja de Sudamérica.

La caída de los contagios acompaña el reinicio controlado de la actividad productiva, con un cronograma selectivo de sectores y basado en cuidados sanitarios para mantener bajo control los contagios.

De hecho, este lunes comenzó la segunda fase de la denominada "cuarentena inteligente", de tres semanas y hasta el 15 de junio, con la vuelta a la actividad de centros comerciales, actividades deportivas y culturales sin público. En esta etapa, las oficinas corporativas podrán reabrir sus puertas con la mitad del personal y se retiró la restricción de circulación que regía para vehículos particulares de acuerdo a los días y a la terminación de matrícula, recordó la agencia de noticias Efe.

Cabe recordar que Paraguay fue uno de los primeros países de la región en tomar medidas restrictivas para frenar la expansión de la COVID-19, cuando el gobierno de ese país anuló a fines de febrero pasado las visas concedidas a ciudadanos de China y extranjeros procedentes de esa nación, para luego suspender las clases y los vuelos comerciales, y finalmente el 17 de marzo se cerraron las fronteras con Brasil y Argentina, únicos países con los que mantiene alguna conexión terrestre.

Ricardo Iramain, director del Comité de Emergencias de la Sociedad Latinoamericana de Cuidados Intensivos (Slacip), coincidió en una conversación con la agencia de noticias AFP que “la mediterraneidad, el aislamiento y la cuarentena precoz fueron determinantes” para mantener números bajos de contagios y muertes en Paraguay.

Sin embargo, el epidemiólogo y ex ministro de Salud paraguayo, Antonio Arbo, reconoció que “se evitó el colapso”, pero espera el pico de circulación del virus entre junio y agosto. “Lo peor podríamos verlo de aquí a dos meses”, señaló.

Una de las mayores preocupaciones de las autoridades paraguayas es la rápida expansión de la pandemia en Brasil, país con el que comparte un estrecho vínculo económico y comercial. Arbo sostuvo que "la insensatez brasilera, en algún momento tenía que pagar su precio", y enfatizó en que “lo único que le salvaría al Paraguay es mantener cerradas sus fronteras”.

Por otro lado, las fuentes de contagio en la actualidad son los 48 albergues habilitados por el gobierno paraguayo en áreas fronterizas, en su mayoría en Ciudad del Este, segunda urbe del país, en los límites con Brasil, uno de los países del mundo más golpeado por el coronavirus. A lo largo de esta contingencia de más de 70 días, un total 3.936 personas llegadas del extranjero fueron ingresadas en albergues temporales para la cuarentena obligatorias y de ellas 2.265 recibieron el alta, según un informe de este martes del Ministerio de Salud.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?