Prueban una nueva droga contra el coronavirus y hay esperanza

Prueban una nueva droga contra el coronavirus y hay esperanza

En medio de las pruebas por encontrar la droga que pueda detener la pandemia de coronavirus, un nuevo antiviral funcionó tan bien en un estudio realizado en ratones que la próxima semana comenzará a probarse en humanos.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

En medio de las pruebas por encontrar la droga que pueda detener la pandemia de coronavirus, un nuevo antiviral funcionó tan bien en un estudio realizado en ratones que la próxima semana comenzará a probarse en humanos.

La droga, llamada inicialmente EIDD-2801, logró reducir y prevenir el daño pulmonar grave en los animales infectados. El medicamento es de espectro amplio -puede servir para controla otros coronavirus- y se puede administrar en forma de pastilla.

Tanto en su uso profiláctico (antes de la infección) como terapéutico (luego de la infección), EIDD-2801 mejoró la función pulmonar y redujo la cantidad de réplicas del virus en los ratones, que además perdieron menos peso corporal que el grupo de control.

"Esta nueva droga no sólo tiene un gran potencial para tratar a los pacientes de COVID-19, sino que también parece efectiva para el tratamiento de otras infecciones graves de coronavirus", dijo el autor principal del estudio publicado en Science, Ralph Baric, profesor de microbiología e inmunología en la Universidad de Carolina del Norte (UNC) en Chapel Hill y uno de los mayores expertos mundiales en coronavirus, que estudia hace ya 35 años.

En el laboratorio de Baric EIDD-2801 se probó contra el SARS-CoV-2, causante de la actual pandemia, y también contra el SARS-CoV-1, que en 2003 provocó la primera epidemia global del siglo, el síndrome respiratorio agudo grave (SARS) y el que causa el síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS, de 2012).

"Para hacer frente a la actual emergencia de salud pública de COVID-19 y maximizar la preparación para una pandemia en el futuro, se necesitan desesperadamente vacunas y terapias de espectro amplio, que sean activas contra las familias de virus de ARN de mayor riesgo propensas a la aparición”, explicaron los autores.

El hecho de que se pueda presentar como una píldora, y no como un tratamiento endovenoso, que es la mayoría de los que actualmente se emplean en pacientes de COVID-19, le añade valor al hallazgo.

Los ensayos clínicos de la versión oral del nuevo compuesto, el promisorio EIDD-2801, comenzarán en las próximas semanas. Si tienen éxito, pueden marcar una profunda diferencia a la amenaza que comenzó en 2002 con el SARS. “Nuestros datos apoyan el desarrollo continuo del EIDD-2801 como un potente antiviral de amplio espectro que podría ser útil para el tratamiento de las infecciones de coronavirus contemporáneas, las de reciente aparición y las que surjan en el futuro”, concluyeron los autores del estudio.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?