Italia ya aplica medidas urgentes para frenar el rebrote del coronavirus

Italia ya aplica medidas urgentes para frenar el rebrote del coronavirus

Luego de varios días consecutivos de aumentos de casos positivos, el gobierno implementó varias disposiciones para enfrentar al virus. Por ejemplo, los alcaldes podrán imponer sus propias restricciones. Esto generó la queja y las críticas de varios jefes comunales.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Tras cinco días con récords de casos de covid-19, el Gobierno italiano aplicó hoy medidas urgentes contra la enfermedad, que incluyen una cuestionada norma para que los alcaldes locales impongan sus propias restricciones y la habilitación a que las secundarias dicten clases a distancia en caso de riesgos puntuales de contagios.

Luego de un fin de semana con más de 10.900 casos diarios, el premier Giuseppe Conte agregó anoche una nueva batería de medidas a las anunciadas la semana pasada. Además estableció que bares y restaurantes puedan abrir solo de 5 a 24, con un máximo de seis personas por mesa en todo el país, y que luego de las 18 solo puedan servir en las mesas y no en barra.

Hoy, en el primer día de vigencia de las nuevas medidas, el ministerio de Salud informó de todos modos 9.338 contagios, una fuerte baja frente los 11.705 anunciados ayer.

Con el nuevo decreto los alcaldes pueden disponer "el cierre al público, pasadas las 21 horas, de calles o plazas de núcleos urbanos, donde se puedan crear situaciones de aglomeración, sin perjuicio de la posibilidad de acceso y salida a comercios legítimos y domicilios particulares".

Algunos jefes comunales, como el de la norteña Bérgamo, Giorgio Gori, criticaron la disposición porque delega la responsabilidad de establecer zonas rojas en los Gobierno locales. 

"Para cerrar una plaza con cinco vías de acceso necesito al menos 10 policías. ¿Quién me los va a mandar? ¿Cómo hago para controlar al mismo tiempo la apertura de los negocios? Esa norma es inaplicable", cuestionó Gori.

Bérgamo fue una de las ciudades más golpeadas durante la primera ola de la pandemia en Europa, y alcanzó relevancia mundial cuando camiones del Ejército debieron llevarse cuerpos de víctimas que no tenían lugar en los abarrotados cementerios de la zona.

Desde la sureña Bari, el alcalde Antonio Decaro criticó que el Gobierno haya querido "descargar la responsabilidad de los cierres a los alcaldes: no es posible que los alcaldes cierren las plazas y las calles de la vida nocturna: no podemos controlar", planteó en declaraciones radiales.

Quien recogió el guante de las quejas fue el subsecretario del Interior Achille Variati. quien aclaró que "el Estado no abandona a las comunas, sino que los alcaldes, que son las autoridades sanitarias locales, podrán decidir los cierres junto a los prefectos de las fuerzas de seguridad".

En función de las nuevas disposiciones vigentes, las escuelas se mantienen abiertas y se posibilitan las entradas "escalonadas" con turnos vespertinos para evitar las aglomeraciones de estudiantes en los establecimientos. 

De todos modos, las escuelas secundarias podrán volver a la modalidad de enseñanza por Internet en caso de riesgo elevado de contagios.

El nuevo decreto, vigente hasta el 13 de noviembre, dispone además la prohibición de organizar congresos, ferias y fiestas locales, y solo permite la realización de los encuentros con carácter nacional o internacional. 24 horas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?