Venezuela despide el año sin nafta, sin electricidad y con 5.286 muertos en operativos policiales

Venezuela despide el año sin nafta, sin electricidad y con 5.286 muertos en operativos policiales

El chavismo llamó al 2019 "el año de la recuperación económica". Según un informe del Observatorio Venezolano de Violencia, esa supuesta restauración costó 5.286 vidas. Entre tanto el conflicto social no cesa y las estaciones de servicio están desabastecidas.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Cada vez hay menos venezolanos en las calles de Venezuela. Aquellos que no huyen más allá de las fronteras, permanecen refugiados puertas adentro de sus hogares. Los menos que aún se atreven a tomar las plazas y los espacios públicos corren el grave riesgo de ser aniquilados por las fuerzas chavistas.

El país del presidente Nicolás Maduro es uno de los más violentos del mundo. Posee una media de homicidios per cápita seis veces mayor al promedio mundial. Según detalla el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), una ONG con 15 años de trayectoria, solamente durante 2019 ya se registraron 5.286 muertes ocurridas en el marco de operativos policiales contra presuntos delincuentes por casos de "resistencia a la autoridad".

La cifra representa una mejoría respecto a la de 2018, año durante el cual se contabilizaron 7.523 fallecidos en causas directamente vinculadas con el ejercicio de la fuerza policial

Sin embargo, desde la ONG indican que los motivos de la baja en tan drástico número no necesariamente pueden deberse a un actuar más prudente por parte de las fuerzas, sino a la decreciente cantidad de venezolanos que se ven en las calles, ya por las migraciones, ya por el miedo a transitar por la vía pública.

En el año 2019 Venezuela sufrió, según indica OVV, "la mayor crisis social de la historia por la destrucción de la economía, la pérdida de capital humano por la emigración, el deterioro del estado de derecho y el incremento de la desigualdad social".

Como trasfondo del estado caótico que atraviesa a la nación bolivariana está la bienvenida del 2020 en contexto de desabastecimiento energético. Un dato de menor impacto cuando se lo compara con el de las pérdidas de vidas humanas, pero que permite anticipar que el cambio de década no vendrá con un cese de los conflictos sociales sino, probablemente, todo lo contrario.

En Caracas, por ejemplo, las filas para llenar los tanques de combustible son tan largas que para tener éxito y no volver sin haber llegado a la bomba de la estación de servicio hay que reservar al menos una hora para afrontar el largo tiempo de espera. Los venezolanos se preguntan como en el país con las mayores reservas de petróleo del planeta, en pleno "año de recuperación económica" -tal como el chavismo tituló al 2019- la crisis energética cale tan hondo.

En todo el territorio bolivariano hay estaciones cerradas y suministros parciales de combustible. A este racionamiento de nafta se suman los cortes del servicio de electricidad que ni siquiera lograron ser contenidos por el Gobierno chavista durante los festejos de Navidad. En tres de las ciudades más importantes del país -Barquisimeto, San Cristóbal y Maracaibo- se produjeron apagones en medio de Nochebuena.

En tal contexto de conflicto social, desplome económico y persistencia de necesidades básicas insatisfechas, es que a pesar de los datos alarmantes respecto a seguridad las protestas en las calles no dan tregua. Hoy en Venezuela no solamente hay un altísimo número de muertes por "resistencia a la autoridad" (5.286) sino que también hay 6.588 fallecimientos registrados como "homicidios" y otros 4.632 casos que se encuentran "en averiguación". Todo según el Observatorio.

En total, se habla de 16.506 personas que murieron durante 2019 en Venezuela por causas violentas.

"Finalizamos 2019 cumpliendo metas y proyectándonos hacia un 2020 de grandes cambios y avances para la construcción de la patria nueva", indicó este lunes Maduro en conferencia a todo el país. "Inicia la tercera década de la revolución con una Venezuela de pie, libre, soberana, independiente, bolivariana, revolucionaria y cimarrona", agregó, a modo de vaticinio del futuro que les espera a los hijos de Simón Bolivar.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?