Sube la carne: el acuerdo al que va Argentina pero que Cristina Fernández de Kirchner desaprueba

Sube la carne: el acuerdo al que va Argentina pero que Cristina Fernández de Kirchner desaprueba

El economista Carlos Burgueño explicó en detalle a qué se deben los aumentos de la carne y cuánto afecta la inflación. Hay un plan para mejorar esta situación que implica un sacrificio de los argentinos pero que a Cristina Kirchner no le gusta.

MDZ Radio

MDZ Radio

A partir de la entrevista que dio Alberto Fernández para Página 12, analizamos con nuestro columnista económico Carlos Burgueño algunas de sus declaraciones. El Presidente ejemplificó la inflación con la carne: dijo que los productores trasladaron el precio internacional al mercado local y que para regular ésto el Estado puede subir retenciones o poner cupos. Hay otro plan, pero a Cristina Fernández de Kirchner no le gusta.

¿Por qué aumenta la carne en Argentina?, fue el primer interrogante que intentamos dilucidar con Burgueño, quien nos respondió que "la pregunta es anterior: ¿por qué hay inflación en Argentina?" y se respondió a sí mismo: "Porque Argentina tiene un problema estructural inflacionario que no se puede recomponer con un gobierno, de un año para el otro ni con una medida, menos con una medida aislada".

Según nuestro especialista, la conclusión es que no se va a solucionar el problema de los precios de la carne ni de ningún otro producto con un congelamiento o acuerdo. "Yo no veo que se esté encarando la inflación como una cuestión estructural de mediano/largo plazo", remató.

Aclarado eso, el economista dijo que en nuestro país la carne aumenta porque "acá si vos das espacio, con motivo o sin motivo, los precios van a subir". "Acá dimos siempre el ejemplo de la arena, que no tiene componentes importados e incrementa su precio igual. ¿Por qué no van a aumentar un producto que se puede exportar?".

Para Burgueño, el gobierno comete el error de pensar que se puede despegar el valor del dólar oficial y la demanda de productos del exterior de los precios internos. "Si vos tenés un producto que se exporta, como la carne, pero que además tiene una alta demanda local vas a tener inevitablemente presión sobre los precios. Porque quien lo produce lo quiere exportar, y tiene razón", detalló.

Sobre la advertencia del Presidente, el economista dijo que subir retenciones o aplicar cupos no va a solucionar al problema. Entonces, ¿qué hay que hacer para que no suba la carne?, le preguntamos al especialista, quien respondió: "Lo mismo que para que no haya inflación. Porque el problema no es la carne, sino que hay inflación, lo cual no es culpa de la carne, sino de un problema estructural de la economía".

"Si vos querés tratar puntualmente la carne, se necesita un acuerdo de muy largo plazo que implique en Argentina algún tipo de sacrificio, como el que firmó Uruguay en su momento, que va en la línea de lo que firmó el gobierno en enero: hay cortes que tienen demanda del exterior y te los pagan en dólares, como el lomo o el cuadril, por ejemplo. Por lo tanto quien los quiera comprar en nuestro país, los pagará caros", detalló el columnista.

En cambio, "hay cortes que no se venden en el exterior, como aquellos con hueso, que se pueden priorizar o no exportar para el mercado local. Así, los otros se pueden liberar para su venta al exterior", completó. "Eso es sacrificio: si el consumidor argentino quiere esos cortes los tendrá que pagar caros. La diferencia con el vecino país es que Uruguay no tenía inflación".

Sobre la inflación, ¿hay una respuesta concreta del Presidente?, fue otro de los interrogantes que analizamos con Burgueño quien sentenció: "No, porque en algunos temas es un gobierno vergonzante. Este acuerdo de Uruguay es la base de lo que se está pensando para Argentina, pero el problema es que hay cierta vergüenza de explicarlo así".

Aquello, "porque en su momento, cuando Uruguay empezaba a aplicar esta política con el gobierno de Tabaré Vázquez, en Argentina se criticó mucho, Néstor Kirchner y Daniel Scioli compararon una situación con otra y dijeron que 'en Uruguay no se come lomo y acá sí'. Entonces ahora, que Alberto Fernández diga que Néstor estaba equivocado es fuerte. Además, esto a Cristina Fernández de Kirchner no le gusta", concluyó. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?