El día que Charlie Watts hizo lo impensado con Mick Jagger

El día que Charlie Watts hizo lo impensado con Mick Jagger

Charlie Watts, histórico baterista de los Rolling Stones, mantuvo un perfil más bajo que sus compañeros de banda. Eso no le impidió tener algunas anécdotas increíbles, como una que involucra a Mick Jagger y un hecho impensado.

MDZ Show

MDZ Show

Los Rolling Stones tienen una historia de casi 60 años, por lo que no es de sorprender que tengan decenas de historias insólitas. Es curioso, sí, que haya historias de descontrol o furia que involucren al callado Charlie Watts, probablemente el stone más tranquilo por un amplísimo margen.

Pero sí, existen. Un joven que había creado una revista dedicada a la banda británica da fe de ello, y lo cuenta -casi- en primera persona: Charlie Watts le pegó una piña en la cara al frontman legendario Mick Jagger.

Bill German tenía un fanzine de "Los Rolling", llamado Beggars Banquet, y es uno de las autoridades más respetadas a la hora de hablar de ellos. Según cuenta, durante una reunión en Amsterdam la banda estaba decidiendo si continuar tocando juntos o separarse. Fue durante esta acalorada discusión que Jagger se refirió a Watts como "mi baterista".

German escribe en su libro Under the Thumb que lo que dijo Mick fue (más o menos) "nada de esto te concierne porque sólo eres mi baterista". Watts, una persona calmada, pareció no acusar el golpe, pero en realidad se estaba conteniendo para no mostrar lo que realmente sentía.

Cuando volvieron al hotel, todos se fueron a sus habitaciones, pero no pasó mucho tiempo hasta que Watts decidiera calzarse sus zapatos y salir a buscar al cantante. Tocó su puerta, y cuando Mick Jagger abrió, le dio un duro golpe en la mandíbula. Keith Richards lo vio instantes después mientras volvía a su cuarto, y le preguntó que qué estaba haciendo. "Acabo de pegarle a Mick en la cara", fue la respuesta.

Nadie duda de que la personalidad magnética de Jagger es culpable de buena parte del éxito de los Stones, pero eso no significa que sus compañeros le soportaban todo. De hecho, German escribe que, como burla a sus constantes mañas, le decían "Brenda" a sus espaldas. Según se rumorea, fue su gran amigo Keith quien le puso el apodo, luego de ver la portada de una novela de la escritora Brenda Jagger.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?