Guillermo Andino se quebró al aire por la muerte de su cuñada

Guillermo Andino se quebró al aire por la muerte de su cuñada

Conmovido, el conductor de TV habló al inicio de su programa 'Es por ahí' sobre el reciente fallecimiento de Natalia Prat, la hermana de su mujer.

MDZ Show

MDZ Show

Guillermo Andino y Carolina Prat están atravesando un duro momento: en las últimas horas se conoció la triste noticia del fallecimiento de Natalia Prat. La mujer, de 43 años de edad estaba luchando contra un cáncer de mama. Hoy, el conductor de TV recordó al inicio de su programa Es por ahí a su cuñada y no pudo contener las lágrimas.

"El viernes por la noche falleció mi cuñada Natalia. Tenía 43 años y todas las ganas de vivir, sin embargo no pudo pelearle al cáncer. Un cáncer que comenzó en una mama, le hizo metástasis en el hígado y no hubo medicina ni milagro que pudiera", comenzó su relato.

"Naty era ‘la tía loca y payasa’, divertida, y la que esperaban cuando llegara a casa, la que hacía los títeres, la histriónica, la que hablaba con mis hijos de cada una de sus problemáticas", señaló. "Ella peleó mucho por tener sus propios hijos, pero lamentablemente no pudo lograrloQuiero decirles que fue una leona durante un año peleándola. En el Instituto del Diagnostico primero, después en el Instituto Fleming a cuyos profesionales agradecemos", agregó.

"Murió en la casa de su pareja Hernán que la acompañó hasta el último momento. Quiero hacer un párrafo aparte para mi mujer a quien amo y admiro cada vez más porque estuvo todos los días al lado de su hermana y acompañándola, que es lo mejor que uno puede hacer cuando una enfermedad es irreversible", destacó.

"Nosotros sabíamos lo que iba a pasar, pero no sabíamos cuando. Ahora tenemos que cuidar mucho a mi suegra, quería decírselos porque todo lo que pasa por nuestra vida la venimos compartiendo con ustedes desde hace muchísimos años", afirmó con lágrimas en los ojos.

"Quiero decir algo más: hay que ser resilientes. Se puede salir, no siempre los pronósticos son malos, si se toma a tiempo hay esperanza. Perdonen estas lágrimas, pero necesitaba decirlo, ahora nuestra misión es cuidar a Alejandra, mi querida suegra porque nadie está preparado para perder un hijo", cerró acongojado.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?