La singular reacción de Celina Rucci al enterarse que tenía leucemia

La singular reacción de Celina Rucci al enterarse que tenía leucemia

La actriz reveló cómo tomó la noticia y qué fue lo primero que le pregunto a su marido cuando le dijo la enfermedad que padecía.

MDZ Show

MDZ Show

Algunos días atrás, Celina Rucci reveló en su cuenta de Instagram que había luchado contra la leucemia. "El 2020 fue sorpresivo para todos. Para mi se sumo un gran desafío, que por decisión propia, decidí ocultar. Las razones era varias, me había ido a otro país, estaba lejos de mis afectos y no quería que ellos carguen con más preocupaciones, ese era mi plan, mantenerlo en secreto, hasta ayer que me sucedió algo que me entristeció. Por eso hoy, me armo de coraje y lo cuento a todo aquel que quiera saberlo", expresó en sus redes.

Hoy, en diálogo con Intrusos por la pantalla de América TV, la actriz brindó más detalles de la batalla que transitó en el último tiempo. Desde Nueva York, contó qué fue lo que sintió cuando su pareja, el cirujano Federico Girardi, la puso al tanto de su enfermedad. “Fui a sacarme sangre y esa misma noche estuve internada porque me dieron el diagnostico en menos de 24 horas. Eso es un golpe fuerte porque a veces uno, por ignorancia, piensa que las cosas no le van a pasar. Por eso, cuando te pasa, te golpea porque decís: ‘Pará, si yo era sana, deportista, escalaba, corría, nadaba, súper ágil, trabajaba todo el tiempo, estaba bárbara’. Así que en el momento en el que te lo dicen, obviamente te golpea”, comenzó su relato.

"A mi santa pareja, pobrecito, le tocó darme el diagnóstico. Me acuerdo de que me fui al baño, agarré un toallón, me lo puse en la cara y grité. Lo que sentí fue una mezcla de bronca e ira. Cada uno reacciona como puede", expresó.

"Después, salí y le dije: ‘Te voy a hacer dos preguntas nada más y quiero que me digas la verdad: ¿Tiene cura o me voy a morir?’. Porque si tiene cura, armé el bolsito, me sequé las lágrimas y dije: ‘Bueno, vamos a curarnos, vamos para adelante, no es la primera vez que la vida me pone en situaciones extremas’. Y si no tenía cura, pensaba aprovechar lo que me quedaba de vida para hacer lo que más me gusta y estar con mis afectos. Pero bueno, en definitiva, el camino era que había un tratamiento, que se podía curar y acá estamos", señaló.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?