El romance clandestino dentro de La Academia que escandalizó a Marcelo Tinelli

El romance clandestino dentro de La Academia que escandalizó a Marcelo Tinelli

El conductor descubrió que entre dos de los miembros del equipo de ShowMatch hay “algo más” que compañerismo. Todos los datos picantes de una historia secreta que nació en el detrás de escena.

Redacción MDZ Online

Se sabe: en cualquier trabajo, inevitablemente, en algún momento pasan cosas. Es cuestión de tiempo: tantas horas y situaciones compartidas que, guiño va, guiño viene, todo ambiente laboral termina convirtiéndose en una suerte de "Casa de Gran Hermano" donde siempre hay coqueteo y, a veces, romance entre los compañeros. 

 Y La Academia de ShowMatch no es la excepción, por supuesto. Eso quedó en claro anoche, cuando Celeste Muriega, “sin querer queriendo”, fiel a su estilo, mandó al frente a una de sus compañeras. Sí, como si estuviera en el colegio, Celeste “botoneó” a Natalia Cosciuffo nada menos que con el director general del programa. 

 

“¡Está chichoneando con el dire!”, lanzó Muriega, señalando a la coach, a quien de inmediato se le transformó la cara. La noticia tomó por sorpresa a Marcelo Tinelli, que preguntó, atónito con lo que acababa de escuchar: “¿Con el director, se está hablando?”

“¡Cero!”, contestó, terminante, Natalia. Y la bailarina, que tiene un buen historial en metidas de pata y en hablar de más sobre las intimidades de sus compañeros dentro del ciclo de El Trece, como lo hizo al exponer el romance de Mario Guerci con Sole Bayona, insistió, muy segura: “El director está enamorado”. 

Entonces, Tinelli, decidido  a ir a la fuente, encaró al hombre: “Perdón, señor director, ¿usted no está comprometido? ¿Es un hombre soltero? Nunca le pregunté”. Visiblemente incómodo por salir de su zona de confort del fuera de cámara, el director empezó a hacer señales de que no estaba solo. 

“Sí, estoy comprometido”, reconoció, a lo que Marcelo Hugo le comentó el chimento que acababa de escuchar de boca de Muriega: “Dicen que está chichoneando con la señora…”. En ese momento, Cosciuffo reaccionó y dijo que ella también estaba comprometida. 

“¿Entonces? No entiendo esto, perdón, pero me están metiendo en un lugar… No entiendo, una señora comprometida y un señor comprometido…¿usted está chichoneando con la señora comprometida?”, siguió el conductor, pinchádolo cada vez más. 

Y en voz muy baja, casi titubeante, el otro reconoció: “Nos llevamos muy bien profesionalmente…” ."¿Está nervioso? Ojo, usted, señor director…¡No se rían los camarógrafos! Yo no me reiría… es el director que está en una situación comprometida, mire si termina… Aparte, chichoneo… ¡no se entiende!”, avanzó Marce

¿Cómo terminó la escena? Con Natalia pidiéndole a su compañera que la saque del enredo en el que la había metido. “¡Muriega, resolveme esto!”, dijo, mientras la morocha, muy pilla, se lavó las manos y dio por cerrada su intervención: “Nada. ¡Que cuenten los protagonistas! Yo hasta acá llegué…”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?