La extraña condición genética que sufre Pampita de por vida

La extraña condición genética que sufre Pampita de por vida

Carolina Ardohain confesó que padece daltonismo, por lo que le cuesta identificar los colores.

MDZ Show

MDZ Show

La magnitud de su figura, la exposición pública, el misterio que siempre late alrededor de una celebridad de su calibre, las beldades de su cotidianidad, todo lo que rodea a Pampita siempre se erigió en temas de interés. Por eso, la modelo se animó a lanzar un reality de su vida, que ya se estrenó en la plataforma digital Paramount+.

La serie transita por su tercer capítulo y ya sorprendió con la apertura a la intimidad de Carolina Ardohain, quien caminó durantes semanas con todo un equipo de filmación a cuesta para registrar cada uno de sus pasos, sus movimientos, sus actividades y sobre todo para compartir rasgos de su personalidad no tan difundidos.

En el último episodio, Pampita reconoció que sufre un trastorno congénito que la acompaña de por vida, el daltonismo. Sí, la bella famosa transita con la dificultad de identificar ciertos colores, justo ella que su éxito se vincula con la imagen, con la prestancia. 

Cientos de marcas desean entrelazar su trabajo con Carolina, por eso se activaron diversas líneas de productos que llevan su nombre, como una fábrica de muebles que desarrolló una gama exclusiva de la animadora, a partir de la pasión por la decoración.

En ese raid de visitar la compañía, la esposa de Roberto García Moritán revisó telas, texturas y colores para asegurarse que todo se vincule con su impronta. En ese contexto, Pampita reveló la extraña condición que sufre: “Desde chica no distinguía bien los colores así que siempre optaba por ponerme todo blanco o todo negro”. 

Esa particularidad la estimuló a elegir por tonalidades neutras, así que Carolina describió cómo es su sistema: "No me gustan los colores. A lo máximo que me animo son a los dorados y plateados".

En la intimidad de su hogar, Pampita agregó más detalles de la postura con la que afrontó el daltonismo y con mucha sinceridad manifestó: “Son muy pocos casos los de mujeres daltónicas que existen y me tocó. Creo que eso me predestinó a que todas mis paletas de colores fueran simples y básicas”.

Claro que la asimilación de esa condición originó algunos aspectos amenos, por eso Ardohain narró la dinámica que se construye con sus hijos. “Les divierte mucho preguntarme de qué color son las cosas. Se matan de risa cuando estoy viendo distinto”, confesó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?