"La familia Ingalls": la oscura maldición que ronda la locación de la serie

"La familia Ingalls": la oscura maldición que ronda la locación de la serie

La exitosa serie se grabó en Simi Valley, un pequeño poblado donde a fines de los sesenta sucedió una tragedia.

MDZ Show

MDZ Show

La historia real en la cual se inspiró la serie "La Familia Ingalls" no era tan feliz. Existía abusos domésticos, alcoholismo y traiciones amorosas. Pero no es lo único que se supo sobre "La pequeña casa en la pradera".

Sin embargo, un rumor siniestro salió a la luz varios años después del éxito del programa. Gran parte de la serie se filmó en un lugar llamado Simi Valley, California. Los años de rodaje fueron de 1974 a 1983. Si bien mucho se hacía en estudio, una gran parte era en exteriores, en esas praderas de Simi Valley. 

Lo que nadie decía es que allí mismo varios años antes había sucedido un desastre nuclear. Fue en 1959 en el Laboratorio de Campo de Santa Susana. Se produjo una fusión parcial en un reactor y provocó gran calentamiento del núcleo de ese reactor. Sin embargo, el 12 de julio de 1959 ese experimento salió mal y no había nadie cerca para informarlo. Durante 14 días se expulsó material radioactivo al aire libre, y aunque casi no hay registro de cuánto, sí se sabe que se liberaron plutonio y estroncio.

En el 2006, la Escuela de Salud Pública de la UCLA (Universidad de California en Los Angeles), demostró que aquellos que estuvieron expuestos a la radiación de la zona experimentaron más cánceres que quienes no. Este es el dato más escalofriante en relación a la serie: Michael Landon -el padre de la familia-, murió en 1991 a los 54 años por cáncer de páncreas; Victor French -Isaiah Edwards-, murió de cáncer al pulmón; Kevin Hagen -el doctor Baker- murió de cáncer de esófago; y Merlin Olsen -Jonathan Garvey- murió también de cáncer. Además, Charlotte Stewart -la maestra Miss Beadle- tuvo cáncer de mama y lo superó.

Otro de los problemas del rancho de Simi Valley en el que se rodó la serie es que allí las temperaturas eran insoportablemente altas. Los vestidos de época que llevaban las mujeres de la serie hacía que fueran intolerables las largas jornadas de grabación. Era habitual ver desmayos y que las actrices demoraran hasta el último minuto para ponerse el vestuario o incluso las pelucas que usaban.

Aún hoy el lugar no está purificado. Según informes, la tierra de la zona está contaminada con tricloroetileno y con plutonio y estroncio.

Fuente: Teleshow

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?