El escalofriante relato de Gustavo López: "Era vida o muerte"

El escalofriante relato de Gustavo López: "Era vida o muerte"

Anoche, en el programa que conduce Andy Kusnetzoff, el periodista rememoró el gran cambio que vivió en su vida cuando perdió a su papá tras un hecho delictivo.

MDZ Show

MDZ Show

Anoche, en una nueva emisión de PH. Podemos hablar por la pantalla de Telefe, Gustavo López abrió su corazón y contó acerca del episodio que marcó un antes y un después en su vida. A sus 17 años su papá falleció tras sufrir un hecho delictivo y su familia se desmoronó.

"Yo soy de una familia de panaderos, nací adentro de una panadería", comenzó su relato. "Tengo una cicatriz de un día que quería andar en bicicleta y me caí arriba de una lata de tomates para las pizzas. Gateaba y me metía adentro de una bolsa de harina", contó sobre la empresa familiar que fundó su abuelo Aniceto y llevaba el nombre de "La modelo del sur".

"Un día mi viejo fue con mi mamá a llevar unos manteles a lavar. Ella se baja, él se queda esperándola en el auto y viene un tipo y le apunta. Le dice: 'Correte, andá para el lado del acompañante", relató al aire.

"Mi viejo dice: ‘Si me agarra el semáforo rojo, me tiro’. Justo se pone en verde, pero se tira del auto y el tipo se le tira encima. Y forcejean, forcejean... Al tipo se escapan tres tiros... Me acuerdo que vino a mi casa con el brazo todo mordido. Porque, en ese momento, era vida o muerte", recordó.

"Mi viejo tenía 41 años recién cumplidos y gozaba de muy buena salud. Yo no sé si esto tiene que ver con lo que le pasó, pero algunos dicen que sí. Empezó a sentirse mal. Yo pensé que tenía angina, fiebre, gripe... Nunca pensé que era una enfermedad terminal. Un día, estaba en el colegio y llegan mi hermana y mi prima a buscarme. Hablan con la profesora, que me dijo: ‘López, vaya’. Y nos fuimos de Lanús al Instituto del Diagnóstico de Marcelo T. de Alvear. No me voy a olvidar nunca más el lugar y la calle. Cuando llegué, estaba mi viejo muerto", indicó.

"Yo tenia todo, tenía una vida divina, normal... Mi viejo era el mago, era el que te daba de comer. Y de repente te quedás con 17 años, una hermana más grande que tenía 18, un hermano chico de 12 y una mamá de 40. Y me tuve que hacer cargo del negocio y de la familia", señaló.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?