‘La calma’: el film que representará a Mendoza en Cannes

‘La calma’: el film que representará a Mendoza en Cannes

La primera película de Mariano Cócolo resultó seleccionada por la Federación Audiovisual Argentina (FAVA) para participar del mercado del prestigioso festival que se desarrollará del 22 al 26 de junio de manera virtual.

Pablo Gordon

En este momento, en que el coronavirus pasó a ser el protagonista de todos los relatos, el sector audiovisual local recibió una noticia que es motivo de gran festejo: “La calma” representará a Mendoza en el Marche du Film de Cannes 2020. Esta película independiente, será parte del mercado más importante del mundo para la industria del cine. Es por eso, que su director y guionista, Mariano Cócolo se tomó unos minutos para hablar con MDZ del acontecimiento.

“Siempre creí y voy a mantener la idea de que más allá de los logros personales o del equipo de una película es genial que le vaya bien al cine mendocino porque es lo que necesitamos para que se vea, siga creciendo y genere más laburo”, relata luego de una extensa jornada de rodaje. Al otro lado del teléfono pide disculpas por su cansancio, que se deja entrever en su voz, pero la pasión que le imprime a sus palabras denota el amor que tiene por su profesión. Se considera “nuevito” en el mundo del cine más allá de ya contar con varios reconocimientos a lo largo de su camino.

Cócolo trabaja en esto desde hace 10 años y asegura que las mayores satisfacciones que su carrera le ha dado son los rodajes, la gente que conoce en ellos, las redes y los vínculos que se van generando a partir de éstos.

Para nosotros que soñamos esta película de manera independiente sin apoyo del Estado en principio y que armamos un equipo entre amigos y amigas, es un montón. Fue la sumatoria de muchas voluntades, buena onda y amor”, expresa con respecto a la reciente noticia.

“La calma” surgió del impulso y la necesidad de hacer cine. Es la historia de una chica del campo que estudia en la ciudad y debe volver a su casa para cuidar a su papá que sufrió un ACV. 

La lucha campesina es un tema que siempre me ha interesado, me parece que las injusticias movilizan, no siempre a lugares feos, sino a otros también que tienen que ver con lo solidario, con la unión, con lo social. Esto nace desde ese lugar, mostrar la mal repartición de las tierras, la injusticia de los terratenientes que le cobran a los campesinos que trabajan la tierra ancestralmente”, indica.

El rodaje se realizó en dos partes entre 2018 y 2019: comenzó en julio y en esta primera etapa sólo filmaron 11 días. No contaban con muchos recursos y es por ello que debían aprovechar al máximo lo que tenían: su creatividad. Sumado a eso el equipo trabajó con gente “muy talentosa y hermosa”, como el mismo Cócolo definió, y así, su labor se facilitó bastante. La segunda parte se filmó en 2019, también en invierno y recién este año lograron terminarla. La cordobesa Lucía Torres fue quien se encargó del montaje, le plasmó su mirada y entendió a la perfección lo que el director quería contar.

Tania Casciani (quien anteriormente llegó a Cannes con su participación en “Muere, mounstruo, muere” de Fadel) es quien personifica a Nancy, la protagonista de esta historia: “es una gran persona, muy sencilla, corajuda y sensible. Reúne un montón de condiciones para ser una persona agradable para trabajar, potencia un papel muchísimo más de lo que uno espera”, contó Cócolo del desempeño de la actriz. También destacó que fue un gran acierto elegirla para el personaje ya que el guión no tenía diálogos y hay mucho trabajo personal de ella en él.

Respecto a cómo ve al sector audiovisual local, el joven cineasta asegura que para él “se encuentra muy bien” a pesar de que aún queda muchísimo por resolver y mejorar, como por ejemplo la regularización de los pagos. La producción ha crecido notablemente en la provincia. Cuenta que en sus inicios en el mundo cinematográfico se filmaba una película cada dos años, hoy se realizan entre tres y cuatro. También destacó que en Mendoza no existe un lugar que no sea lindo para filmar. Claro está, que los mendocinos somos unos privilegiados al contar con una amplia variedad de escenarios y climas. Lo único que nos falta es el mar y así, tendríamos absolutamente todo. 

¿La pandemia crea una nueva forma de hacer cine?

“No creo que venga una nueva manera de filmar o por lo menos, no querría creerlo”, aseguró entre risas con respecto a las producciones que se realizaron en el último tiempo durante el contexto de encierro. Un ejemplo de esto fue el concurso “Cinema Jam en Cuarentena”. Fue una iniciativa del Festival Graba que incentivó la producción audiovisual abierta a todo el público en el que se debía filmar un corto en 48 horas respetando las medidas del confinamiento.

Hizo hincapié en que habrán, seguramente, nuevas formas de distribución del cine. Es sabido que, las pantallas virtuales han funcionado muy bien en los últimos meses. La plataforma CineAR, por ejemplo, ha tenido muchas reproducciones y películas que se iban a estrenar en sala tuvieron que trasladarse al terreno virtual. Este es el caso de “Camping”, la ópera prima de la mendocina Luciana Bilotti, que fue filmada en El Carrizal. 

Creo que necesitamos salir de esto, necesitamos volver al rodaje, por una cuestión humana y sensible. Volver al contacto, no estar preocupados por estar cerca. Entiendo y respeto absolutamente las medidas que hay que tomar, pero creo y quiero ser optimista de que esto en algún momento se va a acabar”, resaltó.

El cineasta pasa sus días entre la escritura, los talleres de guión que dicta online y algunos rodajes de publicidades que han surgido en este último tiempo. “El cine tiene que abrir, lo defiendo. Me encanta entrar y sentarme en una sala, que se apaguen las luces y esperar a que empiece la película. No concibo el cine sin ese momento”, concluyó luego de afirmar ser un romántico del séptimo arte.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?