Toti Pasman fue víctima de un ciberdelito: "Una fortuna de plata"

Toti Pasman fue víctima de un ciberdelito: "Una fortuna de plata"

El periodista deportivo se sumó a la lista de los ciber estafados. Le sacaron dinero de su cuenta después de enviarle un mail desde una página espejo del banco donde opera.

MDZ Show

MDZ Show

Juan Carlos Toti Pasman terminó sumándose a la lista de personas que fueron víctimas de una estafa virtual. El propio periodista lo reveló en su programa de Radio La Red, con la intención de alertar a sus oyentes sobre una modalidad que aumentó en plena cuarentena. "Cuando a uno le pasa algo así tiene que contarlo para evitar que le pase a otros", comentó el periodista.

Todo comenzó cuando Pasman recibió un mail: "Era supuestamente de mi banco. La famosa trampa en la que yo nunca caigo, pero la verdad que yo estaba en otra".

El correo electrónico le solicitaba que cambiara sus contraseñas de acceso al homebanking y confirmara sus datos. "Pero claro, todo el tiempo te llegan (mails): ‘Cambie su clave’, ‘Cambie esto’. Y hoy, como un gil lo hice", lamentó Toti.

Luego, recibió un llamado en el celular. "Atiendo, y un tipo, que me hizo entrar muy bien, me dice: ‘Soy Guillermo tanto, de tal banco. ¿Usted recién cambió su (clave)? ¿Acaba de confirmar?’. ‘Sí’, le digo. ‘Ah, bueno, porque estamos chequeando todo. ¿Me puede decir este mensaje que le va a llegar?’. ‘Sí, cómo no’. ‘Tal cosa’. Y me corta".

Minutos más tarde, Pasman recibe una nueva notificación. "Me llega un mail (avisando) que me habían hecho una transferencia de una fortuna de plata. Imaginate... ¡los nervios!", relató, y puntualizó que los delincuentes operan con este tipo de prácticas "después de las nueve de la noche, cuando ya no te atienden en el 0800 del banco".

"Gracias a Dios, gracias a Dios, después de 20 minutos en los que caminaba por las paredes me llegó un mail de que la transferencia había sido revertida. El banco sospechó, dudó, la tomó, pero después la revirtió", destacó el periodista.

"Yo, un verde, eh. Pero no caigo nunca: de esos mails me han llegado 300. Hoy, me agarró con la defensa baja. Y lo metí, porque no sé qué tenía en la cabeza. Y al toque me llaman. ¡Y pumba!, me engancharon. Cuidado, cuidado, mucho cuidado", concluyó.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?