Homenaje a VW Suran: la rural que se ganó el corazón de los argentinos

Comenzó a venderse en el 2006, tras años de incertidumbre para la marca en el país. Fue una apuesta global nacida en Argentina. Te contamos la historia de este modelo icónico que dijo adiós.

cristian ortega - mdzautos@mdzol.com

VW Suran

No estamos exagerando si decimos que Suran le salvó la vida a Volkswagen Argentina. Para comprender la afirmación hay que retrotraerse casi 20 años atrás, cuando el país se encontraba transitando la peor crisis económicos y social de su historia. Corría el año 2002, y desde Alemania había decidido bajarle la persiana a la planta argentina de Pacheco. El derrumbe del consumo, los conflictos y la incertidumbre respecto al futuro del país les parecían suficientes motivos a los europeos para sacarse se encima a una filial que se había convertido en un dolor de cabeza.

Desde Argentina, la respuesta fue “por favor déjennos desarrollar un producto que podemos producir acá para el mundo y que será exitoso”.

Así fue como, con la venia de la casa matriz, VW Argentina, con ayuda de la filial brasileña, comenzó a desarrollar la versión rural del Fox. Se trabajó un par de años bajo un estricto secreto, siempre apuntando a sorprender y de que el modelo que saldría desde la terminal de Pacheco fuera exitoso no sólo en el país sino también en el exterior.

Así fue que el 4 de abril del 2006 se realizó la presentación de la VW Suran. Se trató del más importante proyecto de VW en 25 años de vida en el país hasta ese momento. Fue un acto de tal trascendencia que el entonces presidente Néstor Kichner, con altísima consideración popular, lo encabezó.

Suran

Según VW, se realizaron más de un millón de kilómetros con unidades de prueba, con la intención de garantizar la confiabilidad que el consumidor le exigiría al producto. A la hora de presentar el producto a la prensa, se realizaron dos travesías, una a Usuahia y otra a las Cataratas del Iguazó, totalizando más de 15 días de viaje y unos 18.000 kilómetros.

Al mismo tiempo se ponderó su espacio interior, lo que convirtió a la rural en la más espaciosa de su segmento. Incluso su lema era: “Donde todos tienen su lugar”.

Suran comenzó así su larga historia en la industria automotriz argentina, y a la vez, la “salvación” de VW Argentina como productora de vehículos. La versión familiar del Fox se denominó Suran en Argentina, Chile y Uruguay; SpaceFox en Brasil y Venezuela; SportVan en México, y Fox Plus en África.

VW Suran.

La rural de VW se posicionó como un familiar pero también como un monovolumen. Su “cola” fue alargada 360 mm respecto al Fox. Esto le otorgó mayor espacio en el baúl y en las plazas traseras.

La (o el) Suran se metió de lleno en la competencia tanto con monovolúmenes tradicionales como el Fiat Idea o el Chevrolet Meriva como con familiares tales como el Fiat Palio Weekwnd y el Peugeot 206 SW.

Su presentación al mundo fue en el Salón del Automóvil de San Pablo, en el 2006, donde además se mostró una versión “aventurera”, que con los años llegaría al mercado comok Suran Cross (Space Cross en Brasil).

VW Suran

Cuando se lanzó Suran ofrecía sólo motorización naftera: un motor de 1.6 litros, 8 válvulas y 101 cv. La versión diesel (lanzada en el 2008 y discontinuada en el 2010 tras el único rediseño de fondo) traía un impulsor 1.9 litros de 64 cv. Recién al final de su vida útil, sólo las versiones más equipadas modernizaron su motorización, ofreciendo un naftero 1.6 MSI con 16 válvulas y 110 cv.

Fueron tres las históricas versiones: Confortline, Trendline y Highline. También hubo opciones de caja automática i-Motion y de versiones aventureras como la mencionada Suran Cross.

¿Qué fue lo que “enamoró” a los argentinos de esta rural? Principalmente que se trató de un producto novedoso, accesible, muy amplio y con motorizaciones simples, incluso el motor 1.6 8V y el baúl enorme, fueron condiciones ideales para que a la Suran se le colocara equipo de GNC. Al mismo tiempo, VW Argentina supo que debía destacarse de la competencia y quedar bien ante su casa matríz. Así, el modelo venía de serie por ejemplo con doble regulación de volante y asiento del conductor regulable en altura. La alarma con sistema de cierre automático de ventanillas también fue un equipamiento que se valoró mucho. Asimismo, las versiones media y alta tenía sistema de un toque en todas las ventanillas del auto, algo que ni siquiera hoy existe en modelos de media gama. Ah, y nos olvidábamos, las mesitas tipo avión en el respaldo de los asientos delanteros en las versiones Trendline y Highline eran la delicia de los más pequeños.

VW Suran

Suran vendio en 12 años de vida 240.000 unidades, sobre todo a fuerza de confiabilidad y espacio interior. En diciembre pasado la última unidad de esta querida rural salió de la línea de montaje y a más de uno se le escapó un lagrimón.

Al mismo tiempo lideró los patentamiento de autos en enero pasado, demostrando su vigencia, aunque claramente los brutales descuentos que ofrecieron las concesionarias apalancaron las ventas en un contexto muy difícil.

Para hacer esta nota-homenaje le pedimos a VW Goldstein que nos prestara una Suran. Nos tocó una roja equipamiento medio que, sin dudas, ya necesitaba una drástica modernización o pasar a mejor vida, que fue lo que finalmente ocurrió.

VW Suran

Las sensaciones al manejar la Suran es que se trata de un auto rústico y simple, aunque espacioso y confortable, donde entra casi todo lo que queramos llevar. Los materiales son muy mejorables (la primera versión de Suran tenía un interior súper low cost), pero la motorización y la caja siguen cumpliendo con creces.

Así, a 12 años de su lanzamiento y a poco menos de un mes de su “muerte”, queríamos homenajear a este vehículo que transportó a tantas familiar argentinas de “Sur a Norte”, justamente, acrónimo de Suran.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?